A medida que más se vacunan, aumentan los riesgos para quienes no lo hacen

Es hora de pensar en la "comunidad", no en el número total de personas vacunadas, dicen los expertos
Credit: (Josue Lora/NJ Governor’s Office; CC BY-NC 2.0)
28 de mayo de 2021: Centro de vacunación contra el COVID-19 en Asbury Park Senior Center

Durante ocho meses la administración del gobernador Phil Murphy se ha centrado en lo que a veces parecía un logro insuperable de alcanzar: vacunar a 4,7 millones de residentes (o el 70% de los adultos elegibles) contra el coronavirus.

A medida que se acerca a este objetivo, con más de 4 millones de residentes completamente vacunados, algunos expertos consideran que el estado debe mantener el pie en el acelerador y seguir adelante hasta que la mayor cantidad posible de personas estén inmunizadas contra el COVID-19.

“No existe un número mágico”, dijo el Dr. Martin Blaser, profesor de la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson (RWJMS) de Rutgers, en New Brunswick, y director del Centro de Biotecnología y Medicina Avanzadas de la universidad.

Blaser señala que el umbral de 4,7 millones de personas, un nivel que los funcionarios estatales determinaron que sería suficiente para evitar una propagación viral significativa, se basa en una evaluación compleja de estimaciones y suposiciones. En cambio, instó a las personas a pensar en una escala móvil de riesgo, con tasas de vacunación más altas que dejan menos espacio para que la enfermedad se propague.

“La conclusión es que, si desechamos el término inmunidad ‘colectiva’ y simplemente usamos el término inmunidad ‘comunitaria’”, continuó Blaser, “cuantas más vacunas lleguen a los brazos de la gente, más fuerte será la inmunidad comunitaria.”

Pero esa inmunidad no se distribuye uniformemente, advierten Blaser y otros. Si bien los casos de COVID-19, las hospitalizaciones y las muertes han disminuido drásticamente en los últimos meses, como resultado de medidas de precaución, como el uso de mascarillas y las vacunas según Blaser, la enfermedad sigue circulando, con variantes del virus más agresivas. A medida que desaparecen las restricciones, las personas vacunadas pueden disfrutar de una temporada de verano mucho más normal, mientras que las personas que no están inmunizadas enfrentan un mayor riesgo de infección.

“Prácticamente ahora todos los que se enferman de COVID, y todos los que están muriendo, son personas que no están vacunadas”, dijo Blaser. “Y ese porcentaje seguirá creciendo”.

Analice de los contagios en personas no vacunadas

Un análisis de los datos de infección por COVID-19 realizado por el Washington Post excluyó a las personas que fueron vacunadas para ilustrar mejor el riesgo entre las que no lo están. Para el 19 de mayo, la tasa de infección entre los estadounidenses no vacunados era un 69% más alta de lo que se registró para el público en general, y sus tasas de muerte y hospitalización también fueron elevadas.

En Nueva Jersey, ese análisis mostró que los residentes no vacunados se estaban contagiando a una tasa de al menos el doble que la de sus vecinos inmunizados. Las personas no vacunadas también fueron hospitalizadas y murieron a tasas que no se observaban en todo el estado desde fines y mediados de abril, respectivamente.

Los datos estatales muestran que a mediados de abril, Nueva Jersey todavía reportaba docenas de muertes diarias y acababa de alcanzar un sombrío hito con un total de 25,000 muertes por COVID-19. Para la tercera semana, los hospitales aquí estaban en el lado negativo del último aumento, pero aún trataban a casi 2,000 pacientes con COVID-19 al día. En comparación, el viernes, el estado informó 572 hospitalizaciones y 12 muertes relacionadas con el coronavirus.

“Si la gente quiere protegerse a sí misma, proteger a sus familias, entonces es importante que ayuden a aumentar el porcentaje de vacunados”, señaló Blaser, especialmente dado el aumento de variantes. “Siempre ha sido así, pero cada vez es más claro”.

Si bien las personas vacunadas también pueden enfermarse, estos “casos de penetración” son extremadamente raros, según muestran los datos de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. De los más de 123 millones de estadounidenses que estaban completamente inmunizados a mediados de mayo, menos de 11,000 informaron haber sido infectados por COVID-19 después de ser vacunados. De estos, aproximadamente 1.800 fueron hospitalizados y 353 murieron, según muestran los datos.

El Dr. Eddy Bresnitz, epidemiólogo y experto en vacunas que asesoró hasta la semana pasada al Estado sobre la respuesta a la pandemia, afirmó que las personas inmunizadas que murieron tenían un alto riesgo de sufrir resultados negativos debido a su estado de salud y edad avanzada, que en promedio fue de casi 80 años. “Creo que eso te da la sensación de que no mucha gente se enferma”, dijo. “No muchas personas se enferman lo suficiente como para ser hospitalizadas y muy pocas mueren”.

Después de un buen comienzo, la vacunación se han ralentizado

Nueva Jersey ha logrado un progreso significativo en su campaña de vacunación, lanzada a mediados de diciembre en el Hospital Universitario de Newark. Se han administrado unas 8,6 millones de dosis y casi 4,9 millones de personas han recibido al menos una inyección. Las vacunas más comunes involucran dos dosis, espaciadas por varias semanas.

Pero después de unos primeros meses frenéticos, cuando la demanda pública superó con creces la oferta de vacunas, el ritmo de las inmunizaciones se ha desacelerado significativamente en el estado desde principios de abril. Los funcionarios estatales han lanzado nuevas iniciativas para llegar a aquellos que dudan en vacunarse, ya sea por preocupación o por falta de conveniencia, con un enfoque particular en las comunidades negras e hispanas, que sufrieron impactos desproporcionados bajo la pandemia.

Este trabajo continúa, incluso cuando los nuevos casos de COVID-19 disminuyen y el estado levanta más y más restricciones relacionadas con la pandemia. “Es importante reconocer que no hay realmente un punto final para nuestros esfuerzos de vacunación y otras medidas para mitigar esta pandemia”, dijo Christopher Rinn, presidente y director ejecutivo del Centro de Salud Comunitario VNA de Central Jersey. El centro se ha asociado con organizaciones estatales, de los condados y locales para organizar varios eventos en comunidades desatendidas y llevar las vacunas a los residentes confinados en sus hogares.

Los datos sobre vacunas para adultos proporcionados por el Departamento de Salud del estado muestran que el 72% de los asiáticos en Nueva Jersey han recibido al menos una dosis de la vacuna, junto con el 61% de los blancos, el 48% de los hispanos y el 39% de los negros. Estas cifras no tienen en cuenta la tasa de inmunización entre los residentes menores de 18 años, ya que las vacunas comenzaron recientemente para las personas de entre 12 y 16 años.

Las tasas de vacunación por edad muestran que las personas mayores de Nueva Jersey están bien protegidas, pero muchas personas más jóvenes aún enfrentan un mayor riesgo de infección. Los datos del DOH indican que el 87% de los mayores de 65 años han recibido al menos una dosis, junto con el 73% de los que tienen entre 50 y 64 años y el 59% de los residentes en el grupo de 30 a 49 años. Pero, mientras que las cifras aumentan constantemente, menos de la mitad (48%) de las personas de 18 a 29 años se han vacunado, aproximadamente un tercio (35%) de las personas de 16 y 17 años, y solo el 16% de las personas entre 12 y 15 años, según el Departamento de Salud.

“Mi intuición me hace pensar que la mayoría de los jóvenes creen que, ‘Si me contagio, estaré bien de todos modos. Soy joven y estoy sano’, y por lo tanto, simplemente no” se vacunan “, dijo la Dra. Denise Rodgers, vicerrectora y profesora de Rutgers RWJMS y líder de salud pública en Newark.

Las dudas sobre las vacunas entre los grupos raciales

“El desafío al que nos enfrentamos es que no hay ningún grupo de personas que dude de las vacunas”, dijo Rodgers. “Es algo realmente complejo”.

La atención pública se ha centrado recientemente en la inquietud dentro de las comunidades afroamericanas y latinas, grupos que históricamente han sido maltratados por el sistema de atención médica y han sufrido de manera desproporcionada bajo la pandemia. Pero Rodgers enfatizó que también hay “muchos hombres blancos republicanos que no quieren ponerse las vacunas”.

“He renunciado a la idea de una inmunidad colectiva”, continuó Rodgers. “Estoy convencido de que hay un subconjunto de personas que nunca se vacunarán”.

Rodgers dijo que está intrigada por algunos de los incentivos que los Estados han ofrecido para fomentar la inmunización, como boletos de lotería y cuatro años de estudios totalmente financiados en las universidades estatales, pero no está segura de que estos incentivos serán suficientes para convencer a los escépticos. Nueva Jersey ofrece cerveza, vino gratis y la oportunidad de cenar con el gobernador y su esposa.

Parte de su escepticismo se debe al enfoque único de los estadounidense en el individualismo, dijo Rodgers, en contraste con otras culturas que son más probable que se sientan responsables por sus conciudadanos. Esa falta de consideración por el bien común ha obstaculizado la respuesta de la nación a la pandemia del COVID-19 desde el principio, agregó.

“El enfoque siempre debe estar en la salud y la inmunidad de la población cuando se trata de una crisis de salud pública como una pandemia”, señaló Rodgers, al mismo tiempo en que se infringe los derechos individuales lo menos posible. Y aunque el recuento de casos de COVID-19 puede estar disminuyendo, no es demasiado tarde para aplicar esta lección, dijo.

“Este no es un evento único. Hemos estado hablando de pandemias durante décadas”, dijo Rodgers. “Si somos lo suficientemente estúpidos como para pensar que esto es un evento único, que no se repetirá, somos realmente estúpidos”.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding by the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News and is being republished under a special NJ News Commons content sharing agreement related to COVID-19 coverage. To read more, visit njspotlight.com/espanol.

Esta traducción fue proporcionada por Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight y se está republicando bajo un acuerdo especial de intercambio de contenido de NJ News Commons relacionado con la cobertura COVID-19. Para leer más, visite njspotlight.com/espanol.