Un tratamiento esperanzador para el COVID-19, ‘un rayo de luz al final del túnel’

A medida que aumentaban las muertes, habían pocas opciones para lidiar con la COVID-19. Ahora hay un tratamiento que parece estar funcionando, pero debe aplicarse a tiempo
Credit: (Gerd Altmann from Pixabay)
Foto archivo: Representación del coronavirus cubierto de proteínas de pico que permiten que el virus ingrese e infecte células humanas.

Los tratamientos clínicos para COVID-19 han sido esquivos desde el inicio de la pandemia y durante nueve meses hubo pocas opciones médicas para ayudar a los pacientes recién infectados a evitar que padezcan una insuficiencia respiratoria, se les sobrecargue el sistema inmunológico y otras situaciones potencialmente fatales.

Pero los médicos de los hospitales de Nueva Jersey y de todo el país ahora están adoptando una terapia con medicamentos que está ayudando a evitar que algunos de los pacientes con mayor riesgo se enfermen gravemente y requieran ser hospitalizados o incluso lleguen a morir de COVID-19. Una nueva investigación muestra que este tratamiento, que une proteínas llamadas anticuerpos monoclonales al coronavirus de manera que evita que el virus ingrese a las células humanas, donde se reproduce, es muy eficaz cuando se administra poco después de que las personas desarrollan los síntomas iniciales de la enfermedad.

“No hay muchos aspectos positivos (con la COVID-19) como médico de urgencias. Esto es un rayo de luz al final del túnel”, dijo el Dr. Chris Freer, vicepresidente senior de RWJBarnabas Health, sobre los tratamientos, el primero de los cuales recibió autorización de uso de emergencia por parte del gobierno federal en noviembre.

Credit: (RWJBH)
Dr. Christopher Freer

“No teníamos armas (contra el COVID) hasta (que se aprobó esto) en el departamento de emergencias”, dijo Freer, quien supervisa las operaciones de la sala de emergencias en los 11 hospitales del sistema, todos los cuales han adoptado el protocolo de anticuerpos monoclonales. “Se aprobó y simplemente lo pusimos en práctica y ahora cada uno de nuestros sitios tiene un plan, tiene un proceso” para el tratamiento, dijo.

Desde principios de noviembre, los hospitales de RWJBarnabas Health han tratado a casi 6.200 personas de forma ambulatoria utilizando anticuerpos monoclonales, dijo Freer, posiblemente más que cualquier otro sistema hospitalario a nivel nacional. De estas personas, el 96% evitó la hospitalización y solo una había muerto hasta marzo, dijo.

Vacunas más tratamientos

“Estamos viendo el éxito”, dijo Freer. Si bien las vacunas continuarán reduciendo el número de casos de COVID-19, el virus estará con nosotros durante algún tiempo, dijo, lo que subraya la necesidad de tratamientos como los anticuerpos monoclonales. “No vamos a terminar con (esta enfermedad de inmediato). Creo que continuará con nosotros en el futuro”, agregó.

Cuando comenzó la pandemia en marzo de 2020, las salas de emergencia de Nueva Jersey se inundaron de personas infectadas, algunas con niveles sorprendentemente bajos de oxígeno en la sangre. Los que tenían dificultades para respirar fueron admitidos y, en abril, dos tercios de estos pacientes, un porcentaje inusualmente alto en comparación con las épocas sin pandemia, estaban en cuidados intensivos, y muchos con respiradores, según datos de la Asociación de Hospitales de Nueva Jersey. Durante el año pasado, los hospitales en el estado han tratado a más de 66.000 personas que posteriormente fueron dadas de alta.

En abril de 2020, más de uno de cada cuatro pacientes con COVID-19 admitidos en hospitales de Nueva Jersey no sobrevivió, según datos de NJHA. Las intervenciones farmacéuticas para los hospitalizados siguen siendo limitadas (las pautas federales recomiendan solo dos medicamentos, el remdesivir antivírico y la dexametasona, un esteroide), pero los médicos han tenido éxito en cambiar la forma en que los pacientes reciben soporte de oxígeno, pasando del uso de un respirador a otras opciones menos invasivas. Esta evolución, junto con otros cambios en los protocolos clínicos y operativos, ha ayudado a cambiar la tasa de supervivencia de menos del 74% a casi el 86% en los hospitales del estado, señala NJHA.

“Como uno de los primeros lugares de alto contagio de COVID-19 del país, los hospitales de Nueva Jersey y sus equipos clínicos desempeñaron un papel clave en el avance del conocimiento en torno a estos tratamientos emergentes”, dijo Sandy Cayo, enfermera de prácticas avanzadas, quien es vicepresidenta de desempeño clínico y transformación en NJHA. “Ese trabajo contribuyó a mejorar los resultados de los pacientes con COVID en Nueva Jersey”.

Pero durante la ola inicial de la pandemia, los hospitales también lucharon para ayudar a los miles de pacientes que acudieron a la sala de emergencias con síntomas de COVID-19 leves a moderados (tos, debilidad, pérdida del sentido del gusto u olfato) que no requerían que fueran ingresados, especialmente dada la escasez de camas. En Nueva Jersey y en todo el país, a los pacientes como estos esencialmente se les dijo que se fueran a sus casas, trataran de soportar la enfermedad con la ayuda de medicamentos de venta libre y regresaran si se sentían peor, recordaron Freer y otros.

Disponibilidad de anticuerpos monoclonales

Los anticuerpos monoclonales cambiaron esa práctica. “Lo que vimos en marzo y abril de 2020 fue que de manera apropiada dimos de alta a las personas que regresaran tres o cuatro días después”, dijo Freer. Muchas de estas personas cumplían con los criterios para el tratamiento con anticuerpos monoclonales ahora disponible, dijo, en el sentido de que tenían más de 65 años o factores de riesgo como EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), diabetes o enfermedad renal. “Todas esas cosas encajan perfectamente en lo que aprendimos en marzo de 2020 y ahora avanzamos rápidamente y estamos brindando a los proveedores de emergencias un arma ofensiva para atacar y potencialmente dar a los pacientes un mejor resultado”.

Según la Asociación de Hospitales de Nueva Jersey, el tratamiento con anticuerpos monoclonales ahora está disponible en 60 de los 72 hospitales con salas de cuidado intensivo de Nueva Jersey, incluidos sistemas más pequeños como Virtua Health en el sur y el enorme Hackensack Meridian Health, que se extiende desde el condado de Bergen hasta el condado de Ocean.

Se han desarrollado terapias con anticuerpos monoclonales para otras enfermedades, incluido el ébola. El tratamiento depende de proteínas creadas en laboratorio que imitan aspectos del sistema inmunológico humano, según el Dr. Gregory Breen, un especialista pulmonar de Inspira Health, que ha tratado a unos 255 pacientes con COVID-19 con anticuerpos monoclonales. Estas proteínas tienen una capacidad única para unirse a los picos en el exterior del coronavirus de una manera que evita que ingrese a las células humanas para replicarse, dijo.

“Este es un tratamiento preventivo, que intenta atrapar al  virus en el paciente antes de que la enfermedad se descontrole”, dijo Breen. “Si lo aplicamos en una etapa temprana, antes de que se desarrollen todos los síntomas, ahí es donde se obtienen los mejores resultados”.

‘Experiencia maravillosa’

Sin tratamiento, Breen dijo que hasta el 15% de estos pacientes probablemente serían hospitalizados en algún momento de su enfermedad. Con el tratamiento con anticuerpos monoclonales, dijo que Inspira ha reducido la tasa de hospitalización a casi un 5%. “Nuestra experiencia ha sido maravillosa”, dijo Breen.

El tratamiento en sí implica una infusión intravenosa de una hora con un cóctel de dos fármacos, más una hora o más de observación para controlar cualquier reacción, dijeron los médicos. No hay ningún costo adicional para los pacientes. La autorización federal actual limita el uso del protocolo a quienes tienen una edad o un estado de salud que los pone en mayor riesgo de contraer una enfermedad grave; la persona debe tener solo síntomas de COVID-19 leves a moderados y el tratamiento debe administrarse dentro de los 10 días posteriores a la aparición de esos síntomas.

“Si está lo suficientemente enfermo como para ser admitido (en el hospital), este no es un tratamiento para usted. Posiblemente podría empeorarlo ”, dijo Freer de RWJ Barnabas Health.

La Administración Federal de Drogas revisó recientemente su autorización de emergencia para exigir que uno de los medicamentos creados para este propósito solo se use junto con otro, no solo, como estaba inicialmente señalado, ya que la combinación es mucho más efectiva, según Cayo de NJHA. “Esa es la naturaleza evolutiva de enfrentarse a un virus nuevo; los médicos buscan constantemente mejorar la atención y los investigadores monitorean continuamente los resultados y la metodología científica para que podamos avanzar con tratamientos basados ​​en evidencias ”, dijo en un correo electrónico.

¿Suficientes personas conocen esto?

A pesar de los resultados prometedores, a los líderes de atención médica les preocupa que no haya suficientes personas que sepan que el tratamiento está disponible o que las personas esperen demasiado, con la esperanza de que la enfermedad desaparezca por sí sola, antes de buscar ayuda. Las personas que experimentan los primeros síntomas de la infección por COVID-19 deben comunicarse de inmediato con su médico para ver si califican para los anticuerpos monoclonales, dijeron.

COVID-19 “es una enfermedad explosiva como ninguna que haya visto en mis más de 20 años de carrera. Es una enfermedad diabólica ”, dijo Breen, subrayando la necesidad de actuar con rapidez.

Esa preocupación ha llevado a los funcionarios de salud estatales, incluida la comisionada del Departamento de Salud Judy Persichilli y el ex epidemiólogo estatal Dr. Eddy Bresnitz, quien funge como asesor en la respuesta estatal al COVID-19, a resaltar el potencial de los anticuerpos monoclonales en varias ocasiones durante las ruedas de prensa de la administración sobre la pandemia. El departamento de salud también ha promovido la opción en Twitter y ha publicado recomendaciones en su página Web para los proveedores de atención médica y los pacientes.

“Cada vez se acumula más evidencia de que estos tratamientos pueden mantener a las personas fuera del hospital. Eso ayudará tanto a las personas como a los hospitales”, dijo la Dra. Margaret Fisher, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Monmouth Medical Center, un hospital de RWJBarnabas, que también forma parte del comité asesor de COVID-19 del Departamento de Salud. La capacidad hospitalaria ha sido una preocupación para los líderes de salud durante toda la pandemia.

Si bien el tratamiento con anticuerpos monoclonales implica una infusión única, los médicos dijeron que los pacientes son enviados a sus casas con apoyo continuo. Tanto RWJBarnabas Health como Inspira Health han desarrollado programas integrales que implican un control regular de los niveles de azúcar y oxígeno en la sangre, procesos que ahora se pueden realizar en casa gracias a la nueva tecnología, y visitas de seguimiento a través de la telemedicina.

Según comentarios anecdóticos de los médicos de RWJBarnabas, los pacientes de todo el estado encuentran el tratamiento “asombroso”, dijo Freer.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.