COVID-19: Por qué podría afectar la salud pública en los próximos años

Pese a las vacunas, los expertos en atención médica esperan importantes consecuencias a largo plazo
Credit: (AP Photo/Matt Rourke)
12 de febrero de 2021: El malecón de Atlantic City

Un año después de que las autoridades informaron el primer caso de COVID-19 en Nueva Jersey, la cantidad de casos, muertes y hospitalizaciones relacionadas con el virus está disminuyendo. La demanda sigue superando la oferta de vacunas contra el coronavirus, pero se espera que se envíen cientos de miles de dosis en las próximas semanas y el objetivo del estado de inmunizar a 4,7 millones de personas para este verano parece posible.

El gobernador Phil Murphy dijo el miércoles que para la Pascua, el 4 de abril, “estaremos en un lugar dramáticamente diferente y cuánticamente diferente” y agregó que, “un año después, finalmente podemos ver la luz de un nuevo día que comienza a romper en el horizonte. Todavía no podemos disfrutar de esa luz, pero no nos engañemos, lo haremos”.

Pero llegar a ese nuevo día llevará tiempo y un mayor compromiso, según muchos expertos, quienes enfatizan que se necesitarán otras acciones en los meses y años venideros para proteger de manera efectiva a los habitantes de Nueva Jersey y a los residentes de todo el país del nuevo coronavirus.

También se preocupan por el daño psicológico que la pandemia ha infligido a algunos grupos, incluidos los trabajadores de atención médica de primera línea y las comunidades de color, y subrayan la necesidad de una mayor inversión en los sistemas de salud pública para que estemos mejor protegidos de posibles pandemias futuras.

¿La próxima epidemia?

 “Habrá otra epidemia dentro de diez años”, afirmó Stephen Crystal, profesor e investigador, experto en envejecimiento y director del Centro de Servicios de Salud de la Universidad de Rutgers. Si bien el próximo brote podría no ser tan letal, la sociedad debe estar mejor preparada, señaló.

Se han diagnosticado más de 800,000 casos de COVID-19 en Nueva Jersey desde marzo pasado, según datos estatales, incluidas casi 23,500 muertes, y la crisis ha causado pérdidas personales y económicas generalizadas. Hasta ahora, el estado ha administrado casi 2,3 millones de dosis de la vacuna COVID-19; casi 800.000 personas han recibido las dos dosis recomendadas de las vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech, y ahora también se distribuye la vacuna Johnson & Johnson de una sola dosis; El objetivo de la administración Murphy es inmunizar al 70% de la población adulta elegible.

Las inyecciones de COVID-19 probablemente se convertirán en la norma, y ​​los médicos recomiendan una vacuna de refuerzo cada año, según coinciden los expertos. Algunos anticipan que los certificados de vacunación se convertirán en algo rutinario en cosas como los viajes en avión, pero que con vacunas generalizadas, inmunidad natural y otras protecciones de salud pública, la sociedad puede reabrirse de manera segura.

Credit: (AP Photo/Jeff Chiu)
Foto de archivo: una enfermera prepara una dosis de la vacuna Moderna contra el COVID-19.

“Me fijaría en el lado optimista [al considerar el futuro]. Pero el lado optimista no significa que COVID desaparecerá de inmediato. Va a ser endémico”, afirmó Crystal.

Las vacunas por sí solas no son suficientes

Las vacunas por sí solas no serán suficientes para proteger a la sociedad, subrayan los líderes de salud pública. No todo el mundo puede inmunizarse y las mutaciones en el virus crean nuevos desafíos, señalan. Las mascarillas, el lavado de manos regular, el distanciamiento social y otras prácticas probadas por el tiempo deben ser parte de la estrategia para contener el COVID-19 y otras infecciones no sólo durante meses, si por años.

El Dr. Antony Fauci, el zar del COVID-19 de la nación, sugirió recientemente que Estados Unidos podría ver un “grado significativo de normalidad” en la vida social para el otoño, pero el uso de máscaras probablemente debería continuar en 2022. Algunos estados, como Texas, han comenzado a retirar las ordenes de uso obligatorio de mascarilla, una decisión que el gobernador Murphy calificó de “asombrosa” en su conferencia de prensa el miércoles.

“Todas las normas sociales deberían cambiar” cuando se trata del uso de las máscaras, dijo Crystal. Estas no solo ayudaría a proteger contra COVID-19, dijo, sino que también frenaría la propagación del virus de la gripe, que ha tenido un impacto limitado durante la pandemia, algo que los científicos atribuyen a los protocolos vigentes relacionados con el coronavirus.

“No deberíamos volver nunca a donde estábamos. Deberíamos normalizar el uso de máscaras cuando estamos en lugares públicos”, aseveró Crystal.

La infraestructura de salud pública estatal y nacional también necesita un apoyo adicional y sostenido, enfatizaron los expertos. Años de subinversiones han dejado a las oficinas locales y de los condados con poco personal y tecnológicamente desactualizadas, algo que quedó en evidencia con la pandemia.

Renovación de la infraestructura de salud pública

 “Creo que realmente hemos reforzado nuestra infraestructura de salud pública” como parte de la respuesta a la pandemia, dijo la comisionada de salud estatal Judy Persichilli a NJ Spotlight News en una entrevista reciente. “Eso, en mi opinión, es lo mejor que ha salido de esta situación”. Los líderes estatales y federales han comprometido millones de dólares durante el año pasado para contratar y capacitar a los rastreadores de contactos, ampliar los sistemas de seguimiento y notificación de enfermedades, mejorar la capacidad de los laboratorios y tomar otras medidas para llenar los vacíos.

Persichilli dijo que estas inversiones relacionadas con la pandemia permiten que el estado “esté preparado si esto vuelve a suceder”, pero también resultarán útiles con brotes más pequeños y localizados. “La infraestructura de salud pública ha sido tan diezmada a lo largo de los años, a nivel nacional y ciertamente en Nueva Jersey, y realmente hemos reforzado el sistema para que esté más accesible al público”, dijo.

Credit: (Rich Hundley III, the Trentonian)
Foto de archivo: la comisionada de Salud Judith Persichilli en una sesión informativa sobre la pandemia de coronavirus en mayo de 2020

Una parte fundamental de esa infraestructura es la propia fuerza laboral del sector salud, que ha experimentado un trauma significativo en su esfuerzo contra este virus mortal, una situación que muchos dicen que se vio agravada por la falta de recursos críticos. En Nueva Jersey y en todo el país, las instalaciones de atención médica de todo tipo se enfrentaron a una escasez de personal sin precedentes y una peligrosa falta de máscaras, guantes y otros equipos de protección, algo que Persichilli, una administradora de hospital desde hace mucho tiempo, llamó “inimaginable, especialmente en el país más rico del mundo”.

Los estudios iniciales sugieren que al menos la mitad, y posiblemente muchos más, de los trabajadores de salud de primera línea ahora sufren un trastorno de estrés postraumático, ansiedad u otros problemas de salud mental. “El estrés en el personal ha sido tóxico desde el principio”, según el Dr. Shereef Elnahal, presidente y director ejecutivo del Hospital Universitario de Newark, un centro regional para la atención de COVID-19 y ex comisionado de salud del estado.

La enfermedad, la muerte y las dificultades económicas generadas por la pandemia también han resultado en desafíos de salud conductual para los miembros de la comunidad, señalan los expertos. Elnahal dijo que esto se refleja en la necesidad sin precedentes de un monitoreo individual en el hospital, en el que se asigna a alguien rastrear las 24 horas del día a un paciente que tiene tendencias suicidas o es violento con los demás.

“Hemos tenido que dar un paso adelante e invertir realmente en la salud y el bienestar de las personas”, dijo Elnahal, con cosas como sesiones de asesoramiento gratuitas, pero también proporcionando cuidado de niños y comidas calientes. Los programas diseñados para abordar las necesidades de salud mental entre los trabajadores de la salud y la población en general deben seguir siendo prioritarios en los próximos años, afirmó.

Desigualdades de larga data

Tanto el sector público como el privado necesitan destinar recursos adicionales a programas que aborden las inequidades de larga data en la atención de la salud, coinciden los expertos. Esto incluye invertir en enfermedades crónicas que tienen un impacto enorme en las comunidades desatendidas, como ciertos cánceres, y trabajar para reducir las disparidades en la cobertura del seguro y el acceso a médicos de atención primaria y otra atención médica preventiva.

“La inversión insuficiente en salud pública en general y en la red de seguridad social en particular … no es práctica ni siquiera desde un punto de vista financiero”, dijo Crystal, del Centro de Servicios de Salud de la Universidad de Rutgers, ya que mantener a las personas saludables reduce los costos médicos futuros y beneficia económicamente y en otro aspectos a las comunidades.

Muchos esperan que las brechas raciales expuestas por la pandemia y magnificadas por las luchas por la justicia social tras la muerte de George Floyd el verano pasado resalten la necesidad de un enfoque adicional en los determinantes sociales de la salud, factores subyacentes como la pobreza, la vivienda y la educación. Algunos defensores están trabajando para traducir la empatía generada hacia los trabajadores esenciales, como los que abastecen los estantes de las tiendas y entregan alimentos, en acciones políticas que brinden un cambio duradero.

“Creo que por primera vez, las personas (en comunidades más ricas) están comenzando a comprender que la salud y el bienestar de las personas de grupos minoritarios en las comunidades urbanas tiene un efecto directo en su propia salud”, dijo Elnahal. “Todos estaremos mejor si la población en general es más saludable, y eso incluye a los más vulnerables”.

“Es mucho más fácil ahora hacer esta conexión que antes de la pandemia”, agregó Elnahal. “Este es algo positivo de todo esto”.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.