Equidad en las vacunas: el ‘Plan para las poblaciones vulnerables’ es una prioridad para los líderes estatales de la salud

Necesidad de clínicas enfocadas en esta población, más información y educación pública y una campaña de alcance personal directa hacia los residentes desatendidos
Credit: (AP Photo/Haven Daley)
Foto de archivo

Los proveedores de atención médica basados en la comunidad como los Centros Médicos Familiares del Sur de Nueva Jersey, que atienden a decenas de miles de residentes de bajos ingresos en cinco condados principalmente rurales, son parte esencial de la estrategia del estado para vacunar a las poblaciones vulnerables contra el coronavirus.

Pero la creación de clínicas de vacunación local no es suficiente para garantizar que las comunidades afroamericanas y latina tengan suficiente acceso a la inmunización, según los líderes de salud pública. Si bien las personas de color han sufrido impactos descomunales de COVID-19 en Nueva Jersey y en todo el país, constituyen un pequeño porcentaje de las personas vacunadas, por lo que es necesario hacer mucho más para garantizar que la vacuna se distribuya de manera equitativa.

Por ejemplo, cuando los centros del sur de Nueva Jersey crearon un registro de vacunas en su sitio Web, las plazas fueron reservadas rápidamente por personas de áreas más prósperas, relato la directora ejecutiva Linda Flake. “Esas 7.000 personas que se inscribieron en línea no son nuestros pacientes”, dijo, ya que muchos de los residentes y trabajadores agrícolas a los que suelen atender los centros tienen acceso limitado a la tecnología. (El proceso de registro ha sido renovado desde entonces). “El enfoque correcto no es un enfoque único, tiene que ser un enfoque multifacético”, agregó.

Flake y otros subrayaron la necesidad de una mayor educación pública y un acercamiento directo y personal en relación a la vacuna, particularmente entre la comunidad afroamericana, que durante mucho tiempo ha sido maltratada por el sistema médico. Estos mensajes deben provenir de líderes comunitarios confiables, como médicos de familia y pastores, y deben transmitirse a través de comerciales de televisión, redes sociales y materiales impresos como volantes y folletos que se pueden dejar en peluquerías y salones de manicura.

“Mi experiencia me ha enseñado que hay que llevar el mensaje a la gente”, dijo la vicegobernadora Sheila Oliver durante una transmisión en vivo en Facebook en la que participó la semana pasada con el gobernador Phil Murphy, la comisionada de salud estatal Judy Persichilli y líderes de la comunidad afroamericana del estado. Los seis mega centros de vacunación administrados por el estado no son de fácil acceso para personas sin automóvil, señaló Oliver, por lo que el estado debe considerar “proyectos comunitarios” como folletos para las empresas locales. “Creo que esa es la forma en que tendremos que operar para estar más conectados”.

Asociarse con centros comunitarios y lugares de culto religioso

Los funcionarios estatales han reconocido estas disparidades e insisten en que la equidad de las vacunas es una prioridad. El ‘plan para las poblaciones vulnerables’ del estado exige asociaciones con centros comunitarios y lugares de culto religioso para crear clínicas de vacunación centradas en comunidades específicas. La primera de estas clínicas está programada para comenzar el lunes por la tarde en la Primera Iglesia Bautista en Lincoln Gardens, en la sección Franklin de Somerset Township.

“Tenemos trabajo que hacer”, dijo Murphy durante el evento en Facebook la semana pasada. “Nadie está declarando la victoria en este asunto. Tenemos aún un largo camino por recorrer”.

La asociación con organizaciones religiosas también planea llevar clínicas de vacunación a Trenton, Elizabeth, Vineland y Paterson, todas estas ciudades tienen poblaciones racialmente diversas y vulnerables afectadas por la pandemia, dijeron funcionarios estatales el viernes. Estas clínicas operarán temporalmente, cada uno de las cuales intentará vacunar a unas 3.000 personas durante dos semanas y luego volverán a abrir varias semanas después para proporcionar las segundas dosis necesarias.

Estas clínicas emergentes estarán alojadas en iglesia, mezquita o sinagoga de fácil acceso para la población local. Si bien el estado creó seis mega centros de vacunación en lugares donde llega el transporte público, y se han establecido al menos otros 200 centros de vacunación, los líderes del sector salud señalan que aún están fuera del alcance de muchos residentes. Quizás lo más importante es que las citas para las vacunas en las nuevas clínicas temporales solo están disponibles a través de las organizaciones religiosas que la administran y no están abiertas al público en general a través del registro en línea.

“Quiero decir, muy claramente, que ustedes están entre los primeros de la lista” en las prioridades de vacunación, dijo Persichilli en el evento de Facebook. El Departamento de Salud del estado ha programado varios foros en línea dedicados a responder preguntas de miembros de las comunidades minoritarias y está trabajando con proveedores para lograr llegar a los residentes afroamericanos y latinos.

El asambleísta Dr. Herb Conaway Jr. (D-Burlington), quien también es el comisionado de salud del condado de Burlington, dijo que tiene sentido involucrar a las iglesias y otras organizaciones locales confiables para ayudar a las personas desatendidas con las citas para las vacunas. Los mega centros son “la forma eficiente de hacer que muchas vacunas lleguen al brazo de las personas”, dijo, “pero ¿cuál es el inconveniente? Cuando tienes una brecha digital, sabes que se crea un problema”.

Crean equipo para la equidad en la vacunación

Los proveedores de atención médica también están trabajando para cerrar la brecha racial en la vacunación. Bergen New Bridge Medical Center, un enorme hospital propiedad del condado en Paramus con un historial de tratamiento de pacientes vulnerables, se asoció con grupos cívicos y clérigos afroamericanos para crear un equipo de equidad en la vacunación.

El equipo, anunciado el viernes, educará al público, identificará a las personas elegibles que podrían no tener acceso a la vacuna por su cuenta, los ayudará a registrarse para una cita y proporcionará transporte a la clínica, si es necesario. Para comenzar, un grupo de dos docenas de líderes comunitarios fueron inmunizados el viernes con la esperanza de inspirar confianza en la vacuna y el proceso, dijeron las autoridades.

“Esta pandemia ha puesto de relieve la inequidad en la atención médica en muchas comunidades que solo puede contrarrestarse poniendo nuestras palabras en acción”, dijo la directora ejecutiva de New Bridge, Deborah Visconi. “A través de esta nueva iniciativa, nuestro centro médico será una fuente de información y apoyo, y trabajará para garantizar que las citas de vacunación sean reservadas y de fácil acceso para nuestros vecinos afroamericanos e hispanos”.

Los datos del departamento de salud destacan claramente la necesidad de una mayor equidad en la vacunación. De los 1,37 millones de vacunas administradas de las que se tienen datos demográficos, el 5% se destinó a personas hispanas y el 3,6% a negros. Más de la mitad de las vacunas se aplicaron a residentes blancos.

Sin embargo, los latinos que son aproximadamente el 19% de la población, o uno de cada cinco personas en el estado, representan uno de cada cuatro casos de coronavirus en Nueva Jersey y casi una de cada cinco muertes relacionadas con la enfermedad. Los afroamericanos, que son el 14% de los residentes del estado, representaron el 12% de los casos de COVID-19 y el 17% de las muertes, una tasa de mortalidad por COVID-19 que duplica la de las personas blancas.

Persichilli dijo que el plan de vacunación del estado, que busca inmunizar a 4.7 millones de adultos, prioriza la protección de la salud y también la “función social”. Si bien el coronavirus es más mortal para las personas mayores, señala que también ha resultado devastador para otros grupos, como los hombres hispanos de entre 30 y 40 años, que mueren a una tasa 2,5 veces mayor que la de sus homólogos blancos.

Pasando factura a las familias y las comunidades locales

Las muertes de las personas encargadas de mantener a las familias tiene un costo tremendo para las familias y las comunidades locales, señaló la Dra. Denise Rodgers, médica en Newark, líder académica en la Universidad de Rutgers y profesora en la Escuela de Medicina Robert Wood Johnson. Si bien el estado inicialmente dio prioridad para la vacuna a los residentes de hogares de ancianos, a Rodgers le gustaría ver un enfoque adicional en las poblaciones afroamericanas y latinas de todas las edades. “En salud pública hablamos de ‘años de vida potencial perdidos’ todo el tiempo”, dijo.

El suministro limitado de las vacunas ha obstaculizado el proceso de vacunación del estado en todos los niveles, pero Rodgers, Conaway y otros afirmaron que enviar más dosis a proveedores médicos comunitarios o farmacias locales puede ayudar a aliviar la disparidad racial en el proceso de vacunación. Estos expertos dieron la bienvenida a la noticia la semana pasada de que la administración del presidente Joe Biden proporcionaría dosis adicionales de vacunas a los centros de salud con calificación federal, como los centros médicos familiares del sur de  Nueva Jersey.

Si bien Nueva Jersey no calificó para la primera ronda de distribución adicional de vacunas FQHC, 21 de los 23 centros de salud comunitarios del estado, donde tres cuartas partes de los pacientes pertenecen a minorías raciales o étnicas, ya han administrado más de 40,000 vacunas, según la Asociación de Atención Primaria de Nueva Jersey, que representa a estas instalaciones. Juntos, estos centros reciben actualmente aproximadamente 5,000 dosis semanales, que en opinión de los funcionarios no es suficiente para satisfacer la demanda actual, y mucho menos para expandir los esfuerzos a través del envío de trabajadores para vacunar a las personas mayores confinadas en sus hogares o a los trabajadores agrícolas de temporada, como Flake planea poder hacer en el sur de Nueva Jersey. (Los Centros Médicos Familiares del Sur de Nueva Jersey lideraron los esfuerzos del estado para realizar las pruebas para detectar COVID-19 en los trabajadores agrícolas la primavera pasada).

Los proveedores comunitarios como el de Flake también necesitan recursos adicionales para pagarles cada día a las personas que ponen las vacunas y otros costos asociados con las clínicas de inmunización, afirmó, mientras que los mega centros han tenido acceso a fondos estatales adicionales. Pero los FQHC y otros proveedores locales tienen otro activo importante, dijo. “Ellos confían en nosotros”, dijo acerca de la mayoría de pacientes afroamericanos y latinos que atienden su programa. “Pueden abrir todos los mega centros que desee, pero la confianza de la gente está en el proveedor de la comunidad. Somos el proveedor de la comunidad”.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.

We’re in this together
For a better-informed future. Support our nonprofit newsroom.
Donate to NJ Spotlight