Murphy endurece las restricciones de COVID-19 preocupado por la capacidad de los hospitales

El creciente incremento de casos está llevando al límite a algunas unidades de cuidados intensivos
Credit: Phil Roeder via Flickr
Foto de archivo

1 de diciembre de 2020

A medida que el número de nuevos casos de COVID-19 continúa aumentando en Nueva Jersey, el gobernador Phil Murphy se enfocó el lunes en la capacidad de los hospitales para anunciar nuevas restricciones a los deportes en espacios interiores y reuniones al aire libre para intentar frenar la propagación del virus.

La situación es realmente preocupante.

Las unidades de cuidados intensivos no se enfrentan al mismo nivel de aumento de pacientes que experimentaron en la primavera, y las opciones de atención han mejorado significativamente desde entonces, señalan los expertos. Pero según algunos indicadores claves, el sistema de salud de Nueva Jersey está cada vez más abarrotado a medida que aumenta el número de casos. Un respetado modelo de proyección predice que para enero las hospitalizaciones podrían ser 20% más altas que las experimentadas cuando el coronavirus alcanzó su punto máximo en abril.

“Nuestra preocupación sigue siendo, abrumadoramente, la situación en nuestros hospitales, incluso más que el aumento en el número total de casos”, dijo Murphy en una conferencia de prensa el lunes. “Y todo se reduce a esto: Para mantener la estabilidad de nuestro sistema de atención médica y garantizar la capacidad de nuestros trabajadores médicos de primera línea para tratar a los pacientes, es necesario en primer lugar la implementación de restricciones que eviten que menos personas se conviertan en pacientes que requieran ser hospitalizados”.

Eventualmente, “algún porcentaje” de los casi 3.200 nuevos casos de COVID-19 que anunció el estado el lunes, parte de los casi 11.000 registrados desde el viernes, necesitará atención hospitalaria, advirtió Murphy. Se han reportado en NJ más de 337.000 casos desde marzo y unas 41.000 personas han sido hospitalizadas durante los nueve meses de pandemia, según cifras estatales.

COVID-19 ‘causa y efecto’

 “Al final del día, todo esto es una cuestión simple y directa de causa y efecto”, dijo Murphy. “La estabilidad en nuestro sistema de atención médica comienza con pasos cuidadosamente elegidos para impedir la propagación de este virus. Y gracias a los datos, sabemos cómo y dónde podemos afrontar mejor este desafío “.

Como resultado, a partir del sábado, el estado suspenderá todos los deportes practicados bajo techo hasta el 2 de enero, incluidas las prácticas y competencias para adultos y niños, dijo Murphy. Los equipos universitarios y profesionales están exentos. Y a partir del lunes, las reuniones al aire libre se limitarían aún más a 25 personas, dijo, en comparación con 150. Habrá exenciones para reuniones religiosas y políticas.

“Los deportes juveniles, en particular, han presentado un desafío, ya que hemos visto una serie de brotes relacionados con estas actividades”, dijo el Dr. Ed Lifshitz, director médico de los servicios estatales de enfermedades transmisibles, en la conferencia de prensa del lunes. Al menos 20 brotes, responsables de más de 100 casos, están relacionados solo con el hockey juvenil, dijo, una actividad que ha preocupado a los funcionarios estatales durante semanas. “La pausa en estas actividades ayudará a frenar la propagación del virus”, agregó Lifshitz.

No sentarse en el regazo de Santa

El Departamento de Salud del estado también emitió pautas para los días festivos en las que se instan a los residentes a limitar los villancicos navideños, la iluminación de la menorá y otras festividades solo a las que se realicen al aire libre; advirtió no realizar “visitas a Santa” en persona y reiteró la necesidad de evitar celebrar con personas que no estén dentro de su círculo inmediato. Restricciones adicionales, incluida la suspensión de cirugías electivas en los hospitales, como se ordenó en la primavera para crear espacio en los hospitales, también están sobre la mesa, anotó Murphy.

En el pico de contagio de abril, las 71 instalaciones de cuidados intensivos de Nueva Jersey estuvieron atendiendo a más de 8,000 pacientes con coronavirus, con aproximadamente uno de cada cinco pacientes con un respirador en las unidades de cuidados intensivos. Muchas cambios han habido desde entonces, señalan los expertos, ya que los médicos han identificado mejores opciones de tratamiento de COVID-19, han almacenado equipos de protección y otros recursos críticos y han desarrollado una vacuna altamente eficaz que probablemente se distribuirá en los próximos meses.

“Hemos logrado avances durante esta pandemia”, dijo el Dr. Shereef Elnahal, presidente y director ejecutivo del Hospital Universitario, en Newark, hospital que ha sido un epicentro para la atención de COVID-19 varias veces desde marzo.

Hay protocolos clínicos más efectivos, un plan definido de atención y otros cambios, dijo, y los pacientes ahora tienden a ser más jóvenes y saludables que en la primavera.

“Dicho esto, nuestro censo hospitalario permanece casi lleno en general, ya que otras necesidades de atención médica han aumentado a la luz de la pandemia en nuestra comunidad”, dijo Elnahal, algo que los médicos no experimentaron en la primavera, cuando el miedo al virus abstuvo a muchas personas de buscar tratamiento de rutina o incluso de emergencia y se suspendieron las cirugías electivas. En las últimas semanas, el Hospital Universitario ha tratado entre 30 y 40 pacientes con COVID-19 diariamente, dijo, con cinco a 10 nuevas admisiones diarias.

‘Bah, patraña’, COVID-19

Hasta el lunes, había casi 3.000 pacientes de COVID-19 hospitalizados en todo el estado, pero los modelos matemáticos indican que estas cifras seguirán aumentando. Murphy se comprometió a compartir más predicciones de modelos del estado el miércoles, pero señaló que, como el personaje Scrooge en “A Christmas Carol” de Charles Dickens, los residentes de Nueva Jersey tienen el poder de moldear el resultado usando máscaras, manteniendo la distancia social y practicando otras precauciones.

Según cálculos del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington, lo que está en juego podría ser significativo cuando se trata de la capacidad hospitalaria en Nueva Jersey. Altamente preciso en su predicción del pico de abril, el modelo más reciente de IMHE, actualizado el 19 de noviembre, sugiere que las hospitalizaciones de COVID-19 podrían continuar aumentando en las próximas semanas, superando el nivel máximo de abril el día de Navidad y alcanzando un nuevo máximo de 10,600 pacientes el 16 de enero, antes de volver a descender.

Actualmente, Nueva Jersey tiene aproximadamente 8,000 camas de hospital, por lo que acomodar un número de pacientes más alto requeriría que las instalaciones conviertan nuevamente las alas de los hospitales menos utilizadas o establezcan operaciones de campo, como se hizo en la primavera. Los funcionarios del DOH han dicho que estos recursos se pueden reasignar cuando sea necesario, algo que el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo el lunes que podría tener que suceder pronto en ese estado.

A última hora de la tarde del lunes, seis de los hospitales de Nueva Jersey, ubicados en los condados de Camden, Essex, Hudson, Gloucester y Union, estaban demasiado llenos para aceptar nuevos pacientes durante varias horas, lo que obligó a las ambulancias a ser desviadas temporalmente a otras instalaciones, según datos del estado. Otros dos hospitales, en el condado de Mercer, se vieron obligados a desviar a ciertos grupos de pacientes.

Con espacio para camas aún disponible, es probable que al menos algunas de estas desviaciones reflejen brechas en el personal, algo que Elnahal dijo que sigue siendo el “mayor riesgo” en el Hospital Universitario. Y, a diferencia de lo que ocurrió en la primavera, las instalaciones no podrán solicitar ayuda a las reservas de otros estados o al ejército, ya que la pandemia ahora está activa en todo el país. “Estamos viendo aumentos en la cantidad de empleados que dan positivo en las pruebas, acorde con el aumento de casos en la comunidad”, dijo.

Los funcionarios del Departamento de Salud también están rastreando el impacto del aumento de casos de COVID-19 en el personal de los hospitales en todo el estado, un grupo que se vio particularmente afectado durante la primera ola, pero los detalles sobre el impacto actual no estuvieron disponibles de inmediato el lunes. “Somos conscientes y nos preocupa que los hospitales con unidades de cuidados intensivos estén mostrando más casos (de contagio de su personal) ahora que hace tres o cuatro meses”, dijo Lifshitz en la sesión informativa.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.