¿Menos dosis de la vacuna COVID-19 para Nueva Jersey en las próximas dos semanas?

El gobernador Phil Murphy dice que presionará a los funcionarios federales para obtener una explicación
Credit: (Kirsten Luce/The New York Times via AP, Pool)
15 de diciembre de 2020: La enfermera de cuidado ambulatoria Kiara Mora Vasquez, se prepara para aplicar una vacuna contra el COVID-19 en el Hospital Universitario de Newark, durante el primer día de vacunación en Nueva Jersey.

21 de diciembre de 2020

El programa de vacunación contra el coronavirus de Nueva Jersey pareció tener un buen comienzo la semana pasada, con más de 2.000 trabajadores de la salud de alto riesgo inmunizados en hospitales de todo el estado.

Pero los líderes de Nueva Jersey expresaron su preocupación el viernes de que el estado podría recibir aproximadamente 130,000 dosis menos de las vacunas COVID-19 de lo que se esperaba inicialmente durante las próximas dos semanas, debido a cambios inexplicables en el plan de envío del gobierno federal.

Según la comisionada de Salud del estado Judy Persichilli, esto incluye una posible disminución del 38% en una entrega de vacunas que Pfizer programaba enviar esta semana, que se destinaría para la segunda dosis de dos inyecciones para las personas vacunadas al principio del proceso; una reducción de un tercio del total de vacunas de Pfizer destinadas a Nueva Jersey este mes; y una disminución general del 20% en lo que se suponía que el estado recibiría para fin de año, tanto de Pfizer como de Moderna, cuyo vacuna fue preaprobado la semana pasada.

Si bien no está claro cómo esta reducción en los envíos podría afectar los planes de inmunización del estado en general, el gobernador Phil Murphy dijo que su equipo continuaría presionando a los funcionarios federales para obtener una explicación durante el fin de semana. Murphy también tiene programada una conversación con los líderes de la Casa Blanca el lunes.

Ampliando la infraestructura de vacunas

Independientemente de cualquier cambio en la cadena de suministro, Nueva Jersey sigue avanzando con los planes para expandir su infraestructura de clínicas de vacunación en los próximos meses. La estrategia incluye la apertura de seis “mega centros” de vacunación en centros comerciales, universidades y centros de convenciones de todo el estado a principios de enero. Además, el estado está trabajando para establecer más de 200 cetros de inmunización más pequeños en hospitales, clínicas comunitarias, centros de atención de emergencia y cadenas de farmacias, afirmaron las autoridades el viernes.

“Es suficiente decir que, a medida que cada grupo de residentes de Nueva Jersey sea elegible para ser vacunado”, dijo Murphy, “tendremos la infraestructura necesaria para administrar la vacuna a todos los residentes de esos grupos que deseen vacunarse”.

El objetivo de Nueva Jersey es vacunar al 70% de la población elegible del estado, aproximadamente 4,7 millones de personas. Esto significa que es posible que no se logre una inmunidad generalizada antes del otoño de 2021.

“Sí, esto es una meta agresiva, y sí, es algo que aspiramos, pero es lo que tenemos que hacer para que el virus deje de propagarse”, dijo Persichilli sobre este objetivo el viernes. El Departamento de Salud del estado informará a las personas cómo y dónde pueden inscribirse para recibir las vacunas a medida que el plan se implemente gradualmente en los próximos meses, afirmó, y el momento dependerá del suministro de vacunas.

La campaña de vacunación COVID-19 de Nueva Jersey comenzó el martes en el Hospital Universitario de Newark, donde la enfermera Maritza Beniquez fue la primera persona en el estado en ser inmunizada contra el virus que ha infectado a cerca de 425,000 residentes del estado y ha matado al menos a 18,000. Casi 45.000 de las personas contagiadas en el estado han sido hospitalizadas desde marzo, y la presión sobre las instalaciones sanitarias ha aumentado rápidamente en las últimas semanas.

Enfoque en los trabajadores de la salud en alto riesgo, y centros de cuidado de ancianos

El plan del estado exige que los trabajadores de la salud con mayor riesgo de infección sean los primeros en tener acceso a la vacuna, junto con los residentes y el personal de los centros de cuidado de ancianos y otras instalaciones de atención a largo plazo. Los trabajadores de la salud comenzaron el proceso de inoculación, que requiere dos inyecciones, con varias semanas de diferencia, en los hospitales de todo el estado la semana pasada. Los funcionarios estatales esperaban que 47 instalaciones tuvieran vacunas disponibles para el viernes.

Si bien quienes reciben atención a largo plazo son técnicamente parte de este mismo grupo prioritario, las inmunizaciones en estos sitios no comenzarán hasta la semana del 28 de diciembre, dijo la comisionada Persichilli el viernes. El proceso depende de una asociación del gobierno federal con las farmacias CVS y Walgreens que al parecer deja muchos de los detalles del proceso de vacunación a la discreción de los centros de cuidado de ancianos. Persichilli dijo que ciertos trámites que no se cumplieron dentro de la fecha establecida creó un retraso adicional de una semana.

Persichilli dijo que pronto se abrirán centros de vacunación adicionales en localidades comunitarias para los trabajadores encargados de cuidados salud considerados prioritarios, – reciban pagos o no, y de una variedad de entidades – y el DOH compartirá información esta semana sobre las ubicaciones, las horas de operación y el proceso de inscripción; algunos centros también ofrecerán el servicio sin cita previa.

“Como he informado en el pasado, esperamos que la demanda supere la oferta. Por lo tanto, tendremos que iniciar los centros de vacunación en fases para asegurar una distribución equitativa ”, dijo Persichilli.

Otros trabajadores esenciales

Eventualmente, a medida que haya más vacunas disponibles, Persichilli dijo que estas estarán disponibles para los trabajadores esenciales de primera línea de diferentes industrias, considerados en la categoría 1b. Los detalles sobre quién se define como esencial aún no se han anunciado, pero podrían incluir trabajadores de tránsito, personas que trabajan con alimentos, empleados de supermercados y personal de entrega. A esto le seguirá el grupo 1c, los residentes mayores de 65 años o con problemas de salud preexistentes y, finalmente, el público en general.

El ex epidemiólogo estatal Dr. Eddy Bresnitz, quien lidera un grupo asesor del DOH, dijo que este panel se reuniría durante el fin de semana para finalizar algunos de los detalles relacionados con los grupos 1b y 1c. El grupo asesor también tiene la tarea de revisar los hallazgos federales sobre la seguridad y eficacia de la vacuna, incluida la información relacionada con la vacuna Moderna que recibió la aprobación preliminar de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los EE. UU. la semana pasada.

“No se han tomado atajos” en el proceso de revisión de la vacuna de Pfizer o Moderna, dijo Bresnitz el viernes. “Hay muchos analistas independientes que, cuyo único rol es garantizar que estas vacunas tengan eficacia y un perfil de seguridad favorable y, en última instancia, asegurarse de que las personas confíen en la vacuna y que la reciban. Este es el próximo desafío”, dijo.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.