Los bancos de alimentos de Nueva Jersey acopian reservas, preparándose para un invierno con COVID-19

Jon Hurdle, Contributing writer | 15 de octubre de 2020 | En Español
Un ejecutivo de los bancos temen que ocurra una ‘tormenta perfecta’ con una mayor demanda en medio de la posibilidad de más cierres de empresas y pérdidas de puestos de trabajo

15 de octubre de 2020

Credit: CFBNJ
Un evento de distribución de Community FoodBank of New Jersey durante la pandemia de coronavirus

El banco de alimentos más grande de Nueva Jersey está duplicando sus reservas de alimentos en previsión de una segunda ola de COVID-19 este invierno, mientras que otras dos organizaciones que se dedican a luchar contra el hambre están planeando para enfrentar lo que uno de sus ejecutivos llamó una “tormenta perfecta” de nuevos cierres de negocios, un déficit en la ayuda gubernamental para el desempleo y obstáculos en la cadena de suministro de alimentos.

El Community FoodBank of New Jersey, que opera en 15 condados, está comprando suficientes alimentos para preparar 5 millones de comidas adicionales, además de las reservas de 5 millones de comidas que ha mantenido desde que comenzó la pandemia.

Con un aumento constante en el número de infecciones por COVID-19 en todo el estado desde principios de septiembre y los temores de un aumento adicional a medida que el clima se vuelve más frío, los tres principales bancos de alimentos del estado se están preparando para un nuevo aumento en la demanda si el coronavirus impulsa a otro aumento del desempleo, el mayor determinante de la demanda de asistencia alimentaria.

“Lo que queremos hacer es asegurarnos de tener más de un mes de producto disponible para que, si es necesario, podamos distribuirlos”, dijo Carlos Rodríguez, presidente de Community FoodBank.

La mayor fuente de alimentos para el Community FoodBank ahora es el gobierno federal, que actualmente suministra el 63% de sus existencias. Antes de la pandemia, el gobierno suministraba menos del 50%, pero la proporción ha aumentado para ayudar a compensar la fuerte disminución de los alimentos donados por los supermercados, que han tenido sus propios problemas en la cadena de suministro y ahora representan el 26% del total.

El banco de alimentos compensa el resto del déficit comprando alimentos, que ahora representan el 10% del total, dijo Rodríguez. Esto es el doble de lo que necesitaba comprar antes de la pandemia, dijo. El costo de comprar los alimentos adicionales se ha pagado con un aumento de la financiación estatal.

Vital financiamiento estatal

“Estamos en una posición en la que si necesitáramos más comida, podríamos comprar más comida”, dijo. “Algunos de los fondos estatales recientes realmente nos preparan para eso, y es por eso que todos estábamos pidiendo fondos continuos porque sabíamos que algo iba a cambiar. El algo es un aumento en los casos de COVID-19 o la ampliación de la necesidad debido a la crisis económica”.

Con el acopio actual de alimentos, confía en que podrá satisfacer la demanda durante el resto de 2020, pero confía en volver a examinar el tema del abastecimiento en enero.

Credit: CFBNJ
Voluntarios clasifican los alimentos en el Community FoodBank de Nueva Jersey.

Según datos del banco de alimentos, una de cada siete personas, o alrededor de 860,000 personas en su área de servicio, ahora padecen “inseguridad alimentaria”, lo que significa que no tienen acceso constante a alimentos nutritivos, en comparación con una de cada 11 personas, o alrededor de 550,000 personas antes de la pandemia. La tasa de desempleo del estado del 10,9% en agosto, el último mes que se informó oficialmente, está por debajo de los máximos alcanzado durante la pandemia, pero aproximadamente tres veces más alto a su nivel anterior al COVID-19.

Los suministros de los bancos de alimentos se distribuyen a las personas necesitadas a través de cientos de despensas, comedores populares y otros grupos de voluntarios que también están experimentando un aumento sin precedentes en la demanda de sus servicios. Incluyen Caridades Católicas, cuyas tres despensas, en Paterson, Dover y Franklin, atienden a entre 5,000 y 7,000 personas al mes, o cinco veces el número previo a la pandemia.

“A lo largo de los últimos seis meses, hemos ayudado a más personas que en cualquier otro momento en nuestros 80 años de historia”, dijo Chris Brancato, director de desarrollo de Caridades Católicas. “Todos nuestros muchos programas están en necesidad durante este momento crítico, incluidas nuestras despensas de alimentos, que están completamente financiadas por donaciones”.

Fuerte aumento en los costos

Mientras tanto, los bancos de alimentos se enfrentan a precios considerablemente más altos debido a los problemas relacionados con la pandemia en la cadena de suministro de alimentos. En Fulfill, que atiende a los condados de Monmouth y Ocean, el costo de las compras de alimentos ha aumentado un 445% desde que comenzó la pandemia, dijo la presidenta de esta organización, Kim Guadagno.

La factura mensual por alimentos ha pasado de $ 175,000 antes de la pandemia, a $ 600,000 y el precio de un camión lleno de verduras enlatadas ha aumentado de $ 22,000 antes de la pandemia a $ 65,000, afirmó.

“Sobretodo es que no se puede encontrar las latas para poner las verduras mixtas”, dijo. “COVID ha impactado la capacidad de los conductores para conducir y de la comida para llegar a donde debe llegar. Si vas ahora a la tienda de comestibles verás un aumento en los precios; lo mismo le ocurre a los bancos de alimentos”.

Guadagno se está preparando para un nuevo aumento en la demanda de alimentos por parte de personas que han sido despedidas de los muchos restaurantes y negocios hoteleros que ahora están cerrando por el final de la temporada de verano en la costa de Nueva Jersey, o porque donde trabajan no pueden cubrir los costos al final de mes debido a las restricciones en la venta de comidas en los salones internos de los establecimientos y la aproximación de final de la venta de comidas al aire libre a medida que el clima se vuelve más frío.

“Si no expandimos las operaciones de los negocios en los salones internos y no buscamos alguna manera de continuar con el servicio, entonces veremos a los meseros, sus ayudantes, los cocineros y la gente de limpieza regresar a las despensas de comida para poder sobrevivir”, dijo. “Vamos a ver un aumento de personas, y planeamos ver aún más desempleados ahora porque muchos de estos restaurantes van a tener que cerrar definitivamente. Además, creemos que el virus está regresando”.

Durante la pandemia, Fulfill ha estado distribuyendo al menos un 40% más de alimentos que antes, con un aumento esperado de más del 50% para finales de este año. Guadagno ha compensado una caída en la financiación de los donantes con dinero de los gobiernos estatal y federal, y cree que tendrá suficiente para satisfacer la demanda al nivel anticipado. Pero duda que pueda responder a la demanda si hay un aumento mayor a lo estimado en el número de infecciones por COVID-19 o en el porcentaje de desempleo.

“Si esto ocurre, no sé de dónde vamos a sacar el dinero para pagar”, dijo.

‘La tormenta perfecta’

En el Banco de Alimentos del Sur de Nueva Jersey, que atiende a cuatro condados, el presidente de esta organización, Fred Wasiak, está preparándose para lo que denomina una “tormenta perfecta” de condiciones que podrían resultar en un gran aumento en la demanda de asistencia alimentaria.

Su banco de alimentos ya está sirviendo a unas 90.000 personas al mes, o un 50% más que hace un año, y Wasiak está analizando en cómo mantendrá a la gente alimentada si el Congreso no llega a un acuerdo sobre una nueva ayuda por desempleo que reemplace el cheque de $ 600 semanales que se otorgó hasta fines de julio, o si una nueva ola de COVID-19 cierra más negocios.

Muchos de sus clientes nunca antes habían utilizado los bancos de alimentos. “Dicen ‘Gracias por estar aquí, nunca pensé que tendría que estar en esta fila; nunca antes había conocido la inseguridad alimentaria y nunca supe que existía un banco de alimentos como este’”, dijo Wasiak. “Los niños están en los asientos trasero de los vehículos con carteles de ‘gracias'”.

Para reducir el riesgo de transmisión de COVID-19, el banco de alimentos recientemente dejó de fabricar sus propias cajas de alimentos y ahora compra cajas de alimentos preenvasados ​​que están diseñadas para alimentar a una familia de cuatro miembros durante tres o cuatro días. Estas cajas de alimentos se entregan en 28 eventos de distribución móvil cada mes.

Wasiak y otros funcionarios de bancos de alimentos también están considerando cómo responderán si hay un aumento en los desalojos de inquilinos que no pueden pagar el alquiler y de propietarios que no pueden pagar las hipotecas debido a la pandemia, pero que han sido protegidos temporalmente del desalojo por una orden ejecutiva del gobernador Phil. Murphy. Si esas personas se quedan sin hogar repentinamente después de que se declara el fin de la crisis de salud pública, se espera que muchos recurran a las despensas de alimentos y los comedores populares para alimentarse.

“Estamos anticipando que si esto sucede, además de un nuevo repunte de los contagios de COVID, esto sería lo que yo llamo la tormenta perfecta”, dijo. “Hemos pivotado, hemos crecido, hemos rediseñado la estrategia; ahora nos estamos preparando para lo que pueda venir”.

A corto plazo, Wasiak dijo que espera poder satisfacer la demanda de alimentos para la temporada navideña. “El año pasado distribuimos 13.000 pavos; nuestro objetivo este año es llegar a 20.000”, afirmó.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight News.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight News.