¿Cuánto Ha Gastado NJ en la Lucha Contra el COVID-19? $573 Millones y Contando

Colleen O'Dea, Senior writer | 11 de agosto de 2020 | En Español
El análisis de la hoja de cálculo estatal ayuda a identificar la cantidad de dinero en ayuda alimentaria, EPP, computadoras portátiles, morgues temporales, hospitales de campaña y mucho más
Credit: U.S. Air National Guard photo by Master Sgt. Matt Hecht via Flickr
Personal de la Guardia Nacional Aérea de Nueva Jersey armaron sillas de ruedas durante la construcción de un hospital de campaña en el Centro de Convenciones de Atlantic City.

11 de agosto de 2020

Nueva Jersey ha gastado más de $ 573 millones en miles de ítems para gestionar la pandemia de COVID-19, desde unos pocos dólares para comprar jabón y estampillas hasta decenas de millones para equipo de protección personal (EPP), comidas y asistencia alimentaria de emergencia.

La Oficina de Administración y Presupuesto del estado proporcionó a NJ Spotlight una hoja de cálculo de más de 10,000 líneas separadas de gastos para el período entre el 9 de marzo y el 20 de julio. Al menos $ 97 de cada $ 100 gastados provino de la ayuda federal para la emergencia o fondos de estímulo para ayudar al estado con el brote del nuevo coronavirus, según los datos.

Ese no es todo el dinero que se ha gastado en relación con el virus. Por ejemplo, no incluye el salario ni las horas extra, como las atribuidas a los trabajadores del Departamento de Trabajo que gestionan la acumulación de solicitudes de desempleo, dijo Jennifer Sciortino, portavoz del Departamento del Tesoro del estado. Y la hoja de cálculo parece estar incompleta: por ejemplo, no parece incluir pagos para algunos contratos de alto perfil relacionados con un informe sobre los centros de cuidado de ancianos del estado o una base de datos informática de rastreo de contactos.

El mes pasado, el gobernador Phil Murphy ordenó al estado que creara un sitio Web para detallar cómo el estado está gastando la ayuda federal para el coronavirus, prometiendo total transparencia. La orden ejecutiva de Murphy especifica que un sitio Web transparente estará en funcionamiento a mediados de octubre.

“Habrá una contabilidad completa de cada centavo de dinero federal, sin lugar a dudas”, dijo Murphy durante una conferencia de prensa el viernes pasado.

Lejos de ser transparente

Por el momento, es difícil saber exactamente cómo el estado ha gastado algo del dinero, dado que muchas de las líneas de gastos en la hoja de calculo solo incluyen números de factura o un beneficiario y no contienen descripciones. Un análisis de NJ Spotlight ha determinado al menos un gasto mínimo en ciertas categorías, utilizando líneas de gastos de las cuales habían detalles disponibles.

Se han gastado más de $ 126 millones en ayuda alimentaria: desayunos y almuerzos escolares, comidas en centros de cuidado infantil, programas de nutrición de verano y asistencia alimentaria de emergencia. Además, Murphy anunció el mes pasado que otorgaría $ 20 millones del Fondo de Alivio del Coronavirus de la Ley CARES, que otorgó $ 2.4 mil millones a Nueva Jersey y que puede usar a su propia discreción en gastos relacionados con COVID, a los bancos de alimentos en todo el estado para ayudar a combatir la inseguridad alimentaria. La hoja de cálculo muestra que cinco bancos de alimentos obtuvieron $ 8.5 millones al 20 de julio. Un adjudicación de  $ 5.3 millones al Community FoodBank of New Jersey, por concepto de inseguridad alimentaria, ayuda a explicar por qué es el quinto mayor receptor mencionado en la hoja de cálculo, con más de $ 6.3 millones en total para ayudar con las necesidades alimentarias.

“Con tantos en nuestro estado enfrentando hambre por primera vez en sus vidas durante esta crisis, este financiamiento crítico a través de la Ley CARES permitirá que los bancos de alimentos de Nueva Jersey y nuestras redes locales ayuden a una mayor cantidad de vecinos que se encuentran más necesitados que nunca”, dijo Carlos Rodríguez, presidente y director ejecutivo de Community FoodBank, sobre el anuncio de la ayuda.

No aparece en la hoja de cálculo

No se incluyen en la hoja de cálculo $ 388 millones en fondos federales adicionales para asistencia alimentaria. Ese financiamiento incluye $ 208 millones en beneficios especiales de asistencia alimentaria para más de 500,000 escolares que habrían recibido comidas escolares gratuitas o a precio reducido durante el año escolar y $ 180 millones en beneficios nuevos y adicionales para quienes reciben el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP).

Se pagaron alrededor de $ 109 millones por equipos de protección personal (EPP), que incluyen batas, máscaras, guantes, gafas, anteojos y protectores faciales. Esto también incluye desinfectante para manos, toallitas con alcohol y camas de hospital. Pero no queda claro en la hoja de cálculo si ese es el total gastado en EPP.

Funcionarios de la administración han dicho previamente que el estado había adquirido unas 30 millones de piezas de EPP.

Al menos $ 2.2 millones, pero posiblemente tanto como $ 6.2 millones, se han pagado por instalaciones de morgues temporales. Entre marzo a mayo, Nueva Jersey tuvo significativamente más muertes que en un año típico (en abril fallecieron tres veces más del número promedio de personas por mes), lo que afectó las morgues, particularmente en el norte del estado. La hoja de cálculo muestra $ 2.15 millones gastados desde junio hasta el 10 de julio para la instalación de una morgue central en un almacén refrigerado en la propiedad de Louis Davino Greenhouses, un cultivador de flores al por mayor en Millstone. Una portavoz de la Oficina de Manejo de Emergencias del estado dijo que no tenía una factura con el total gastado en la  morgue al norte del estado, pero aclaró que la compañía que ofreció el servicio fue  Aramsco. El Departamento de Ley y Seguridad Pública del estado pagó a Aramsco $ 4,01 millones, según la hoja de cálculo, con pagos de $ 2 millones el 14 de abril y el 12 de mayo. No hay una descripción de los pagos.

Se han gastado aproximadamente $ 1 millón o más en computadoras y otros equipos y servicios tecnológicos, principalmente para permitir trabajar en casa, incluidas las reuniones en línea a través de Zoom y otras plataformas. La mayor parte fue gastada por el Departamento de Trabajo, que se enfrentó a una avalancha de solicitudes de desempleo después de que Murphy ordenó el cierre de todas las tiendas y negocios, excepto los esenciales, y envió a otros trabajadores a realizar sus labores de manera remota o abrir en un horario limitado. Entre el 16 de marzo y el 18 de abril, más de 816,000 residentes de Nueva Jersey solicitaron el seguro de desempleo, estableciendo un récord reciente de 214,000 solicitudes durante la semana del 29 de marzo. Al principio el DOL no pudo procesar todas las reclamaciones de beneficio de desempleo y aún hay miles de personas que no han recibido ningún beneficio.

El costo de trabajar desde casa

 Según Angela Delli Santi, portavoz del DOL, el departamento gastó 537.000 dólares en computadoras portátiles para permitir al personal trabajara desde sus casas y procesar las reclamaciones; $ 237,000 para comprar actualizaciones y mejoras relacionadas con la tecnología para expandir el sistema de desempleo existente y las comunicaciones; y más de $ 100,000 para verificar los antecedentes del personal nuevo contratado para procesar los reclamos, suministros de oficina y honorarios de consultoría relacionados con el desempleo.

Los departamentos estatales de Ley y Seguridad Pública, Asuntos Militares y de Veteranos y Servicios Humanos y la Legislatura también compraron computadoras portátiles. El departamento de salud gastó más de $ 128,000 para alquilar tabletas para hospitales que permitan a los pacientes comunicarse con sus seres queridos a quienes no se les permitió visitar durante el pico de la pandemia. En algunos casos, una visita virtual fue la última vez que una persona vio a un miembro de sus familia antes de que muriera por complicaciones del COVID-19. Se gastaron unos 26.000 dólares en teleconferencias de Zoom y otras plataformas en línea y miles más se destinaron a auriculares, cámaras Web y cartuchos de tóner y tinta.

Se gastaron al menos $ 7.1 millones en tres hospitales de campaña – en el Meadowlands Exposition Center en Secaucus, el New Jersey Convention Center en Edison y el Atlantic City Convention Center— y en el Hotel Marriott en Secaucus, que se usó como instalación de cuarentena para aquellos que tenía el virus pero no necesitaba cuidados médicos. Los hospitales de campaña se establecieron rápidamente con la ayuda del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EE. UU. a medida en que aumentaba el número de casos. La instalación en Secaucus fue la primera en abrir, el 6 de abril, porque el virus se concentró en el norte de Nueva Jersey. Los hospitales de campaña trataron a 538 pacientes diagnosticados con COVID. Todos estos hospitales han sido desmantelados, pero el equipo se ha almacenado para que se pueda volver a armar en 48 horas, dijo Murphy el viernes pasado.

En el caso del hospital de campaña en Atlantic City, el estado pagó a otra agencia estatal, la Autoridad de Desarrollo de Reinversión de Casino de Nueva Jersey (CRDA), por el uso del centro de convenciones. La hoja de cálculo muestra que el estado pagó a la CRDA cerca de $ 2.8 millones por el uso de la instalación desde el 7 de abril hasta el 24 de mayo y parece haber pagado una tarifa más alta para alquilar la habitación más grande, Hall A, que la que la CRDA anuncia en su sitio Web. Jerrell Harvey, un portavoz de Murphy, dijo que el estado pagaba $ 4,500 por día de alquiler, mientras que el sitio Web del centro de convenciones muestra que las habitaciones se alquilan por $ 4,000 por día. El estado también pagó los servicios públicos, la mano de obra, la seguridad y las comidas a un costo de $ 15 por  desayuno, $ 16 por almuerzo y $ 19 por cena.

Con las multitudinarias reuniones públicas prohibidas por orden ejecutiva, el centro de convenciones no pudo abrir para reuniones u otros eventos durante la crisis. La autoridad no respondió a las preguntas sobre si estaba perdiendo dinero como resultado de esta prohibición. Harvey dijo que el centro de convenciones fue elegido por el único motivo que se consideraba la mejor ubicación para un hospital de campaña en el sur de Nueva Jersey.

“La ACCC se eligió en función de la compatibilidad de tamaño con los requisitos federales de los hospitales de campaña para 500 camas, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército / NJOEM (Oficina de Manejo de Emergencias) /el  DOH (Departamento de Salud), evaluaron la capacidad del sitio para aumentar el número de camas si fuera necesario, y su ubicación estratégica en la parte sur del estado”, escribió Harvey en un correo electrónico respondiendo a las preguntas. “El tamaño de la instalación, en particular, la hizo deseable debido al hecho de que podría ampliarse hasta 1,000 camas o más si fuera necesario, mientras que los otros sitios del centro de convenciones eran considerablemente más pequeños. No se consideró la posibilidad de reemplazar los ingresos perdidos”.

El hospital abrió el 26 de abril. El estado extendió el contrato de arrendamiento hasta el 4 de agosto para tener tiempo para desarmarlo y almacenar el equipo, dijo Harvey.

Una considerable asignación en gastos de comida

El estado gastó alrededor de $ 645,000 en comidas para alimentar a las tropas de la Guardia Nacional, los pacientes y el personal de los hospitales psiquiátricos y parte del personal estatal, así como comidas para tener a mano para alimentar al público en caso de que sea necesario refugiarse en el lugar.

El Departamento de Asuntos Militares y de Veteranos debe proporcionar a los guardias tres comidas al día mientras están de servicio, y el gasto fue principalmente para los trabajadores del Hogar de Veteranos en Paramus, donde 81 residentes murieron debido al virus.

“Todos estos gastos se realizaron en apoyo directo a la pandemia de COVID”, dijo Kryn Westhoven, portavoz del departamento.

Se gastaron alrededor de $ 217,00 en sándwiches, ensaladas y pizzas para llevar de tres restaurantes y en una fiesta de helado para pacientes psiquiátricos y el personal del Hospital Psiquiátrico Ancora en Winslow, condado de Camden.

“Esto complementaba otras comidas proporcionadas por la cocina, pero a veces había escasez de personal de servicio de alimentos y cocineros”, dijo Nancy Kearney, portavoz del Departamento de Salud del estado. “Además, había restricciones de viaje tanto para los pacientes como para el personal para minimizar la posible transmisión”.

Agregó que la fiesta de helado, que costó $ 175, se proporcionó para ayudar a los pacientes a sobrellevar “la falta de socialización y la ausencia de incentivos conductuales” que normalmente están disponibles pero que se limitaron para reducir la propagación del virus.

Kearney dijo que $ 1,860 en comidas de Courthouse Café and Catering a finales de marzo y abril representaron “alimentos proporcionados al personal del DOH mientras trabajaban por la noche o los fines de semana al principio de la pandemia”.

Y se pagó cerca de $ 12,500 a Marrazzo’s Market, en Ewing por comida para el personal del Centro de Operaciones de Emergencia del Estado en el ROIC, dijo Laura Connolly, portavoz de la sección de manejo de emergencias de la Policía Estatal de Nueva Jersey.

Finalmente, la Oficina de Seguridad Nacional y Preparación del estado pagó casi $ 400,000 a Luxfer Magtech por más de 100,000 HeaterMeals “para ser utilizadas en caso de ser necesario refugiarse o las personas necesitan ser alimentadas”, dijo Christopher Thoresen, portavoz de la oficina. Estas son comidas típicamente utilizadas por los militares o en emergencias que están precocidas y se pueden calentar en 10 minutos sin necesidad de un horno o microondas.

Para al menos algunos de los suministros de PPE y otros artículos, incluidos juegos y películas para reclusos de correccionales, televisores para las instalaciones del DHS y un purificador de aire, las agencias estatales recurrieron al mismo minorista que usan muchos estadounidenses: Amazon. Muchos de los gastos no especifican lo que se compró, por lo que es difícil conocer la gama completa de compras al minorista en línea, pero Nueva Jersey gastó alrededor de $ 244,000 en Amazon. También compró artículos de Walmart, Home Depot, Target, Best Buy y Dollar Tree.

El gasto más grande en la lista es de $ 74,5 millones. Eso es para cubrir los beneficios de salud estatales reclamados relacionados con COVID-19, dijo Sciortino. Otros $ 24,3 millones se atribuyen a las reclamaciones de beneficios de salud de los empleados de las escuelas por el COVID.

La mayor parte del dinero federal gastado proviene de fondos dedicados a fines específicos. Hasta la fecha, el estado solo ha gastado alrededor de $ 314 millones, o el 13%, de los $ 2.4 mil millones que ha recibido en dinero del Fondo de Alivio del Coronavirus (CRF) de la Ley CARES. Nueva Jersey tiene libertad para gastar este dinero, siempre que sea para un propósito relacionado con COVID que aún no se había presupuestado antes del brote viral. Esta cantidad es un poco más que hace tres semanas. El tesorero del estado esbozó un plan para gastar todo el dinero en un informe presupuestario del 22 de mayo.

Sciortino dijo que el estado continúa registrando los gastos y los publicará en los próximos meses.

“El sitio Web de transparencia rastreará las fuentes de financiamiento en todas las agencias federales, qué agencias estatales recibieron financiamiento, y proporcionará datos sobre en qué  las agencias estatales gastan los fondos federales para ayudarnos en la recuperación del impacto del COVID-19”, dijo. “Los datos de financiación y gastos se rastrearán en formato de base de datos para permitir a los usuarios rastrear qué entidades terminan recibiendo financiación”.

Según la orden ejecutiva de Murphy, la Oficina de Recuperación por Desastre del Gobernador, un nuevo Grupo de Trabajo de Supervisión y Cumplimiento de COVID-19 y el contralor del estado supervisarán el gasto de los fondos federales. Están encargados de redactar para finales de este mes un plan para evitar el despilfarro, el fraude y el abuso en la distribución de dinero. También hay una supervisión federal, dependiendo de la subvención: los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por ejemplo, y así como el Inspector General del Tesoro para el dinero del CRF. El sitio Web estatal se ha prometido que estará vigente para el 17 de octubre.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight.