NJ ha Gastado solo una Fracción de los $2.4 Mil Millones de Ayuda Federal por el COVID-19, Afirman Fuentes Legislativas

Colleen O'Dea, Senior writer | 23 de julio de 2020 | En Español
Es difícil hacer un seguimiento del dinero, pero las evidencias señalan que la administración de Murphy ha usado menos del 10% del dinero asignado al Estado
Credit: (Edwin J. Torres/NJ Governor’s Office)
Foto de archivo: El gobernador Phil Murphy en su rueda de prensa sobre el coronavirus, 9 de junio de 2020. El gobernador disputa las afirmaciones de los legisladores republicanos de que su administración está atesorando ayuda federal.

23 de julio de 2020

El gobernador Phil Murphy se quejó el pasado miércoles sobre la última propuesta de estímulo fiscal de los republicanos en el Senado y la carencia de fondos para los estados, sin embargo Nueva Jersey ha gastado menos del 10% de los casi $ 2.4 mil millones que recibió del gobierno federal para cubrir las necesidades generales creadas por la pandemia de COVID-19.

Hasta el miércoles, el estado había gastado $ 229 millones del Fondo de Alivio por el Coronavirus (CRF), la asistencia federal, con gran flexibilidad para determinar su uso, brindaba a los estados y gobiernos locales para compensar los impactos del nuevo coronavirus. También ha asignado otros $ 51 millones para gastos, según fuentes legislativas. Esto significa que más del 88% del dinero no se ha gastado o no se ha comprometido, aproximadamente cuatro meses después de que el estado fuera informado de cuánto dinero recibiría.

La oficina del tesorero del estado no respondió a una solicitud de comentarios sobre las cifras de gastos.

Credit: NJTV News
Senador Anthony M. Bucco (R-Morris)

La semana pasada, Murphy firmó un proyecto de ley que le permite al estado pedir prestados hasta $ 9.9 mil millones para cubrir lo que el gobernador y los auspiciadores de la ley afirman que son costos de emergencia asociados con la crisis del coronavirus. En su intervención en el pleno del senado estatal durante la discusión del proyecto de ley de préstamo, el senador Anthony M. Bucco (R-Morris) afirmó que “$ 2.1 mil millones de dinero de la subvención federal de la Ley CARES se encuentra hoy en las cuentas de la tesorería”.

Los republicanos y algunos demócratas, así como numerosos grupos, incluidos los que representan a inmigrantes, empresas y condados, han estado pidiendo al gobernador que gaste este dinero, y pronto, por las tantas necesidades en todo el estado.

“Ese dinero debería haber salido a la calle tan pronto como lo obtuvimos”, dijo el asambleísta Hal Wirths (R-Sussex), el oficial de presupuesto de los republicanos de la Asamblea. “Yo realmente creo que él está acaparando ese dinero”.

Murphy discutió el tema el viernes pasado durante su rueda de prensa sobre la pandemia.

Murphy: el estado todavía necesita directrices del gobierno federal

“Las directrices sobre en que se puede gastar el dinero están retrasadas … todavía necesitamos la orientación del gobierno federal sobre cómo podemos gastar este dinero”, afirmó. “Todo el dinero federal viene con regulaciones muy estrictas, y hay procesos de aprobación … No sabemos si vendrá dinero federal adicional”.

El Departamento del Tesoro de EE. UU. ha emitido unas directrices sobre cómo se pueden gastar los fondos del CRF, que eran parte del proyecto de ley de estímulo fiscal, principalmente conocido como la Ley CARES. En resumen, el dinero se puede usar para cubrir los gastos necesarios generados por la pandemia que aún no se habían presupuestado y que se requirieron entre el 1 de marzo y el 30 de diciembre de 2020. Las directrices proporcionan ejemplos de gastos permitidos, como pruebas de coronavirus y telemedicina, desinfección y cuarentena, y subvenciones a los gobiernos locales y condados, y a empresas.

En declaraciones en su conferencia de prensa el miércoles, Murphy dijo que el estado recibió cierta “flexibilidad” para gastar los $ 2.4 mil millones después de negociar con la administración Trump. Pero se quejó de que la última propuesta del líder de la mayoría del Senado de los EE. UU., Mitch McConnell (R-Kentucky) de un nuevo proyecto de ley de estímulo fiscal establece “cero flexibilidad” en el gasto del dinero y afirmó que Nueva Jersey y otros estados necesitan más ayuda financiera.

“Lo que Nueva Jersey ha recibido son migajas en comparación con nuestras necesidades”, dijo Murphy. “Estoy seguro que sería difícil encontrar un estado que dijera lo contrario en relación a la ayuda”.

Hasta el momento, Nueva Jersey ha recibido un total de $ 5.3 mil millones de casi 50 programas federales de ayuda por separado, la mayoría de los cuales están destinados a fines específicos, tales como asistencia alimentaria de emergencia y para estudiantes de K-12. En ese monto total está incluido el dinero de CRF de casi $ 2.4 mil millones de la Ley CARES , del cual el estado tiene cierto margen de maniobra para gastar.

El dinero del CRF se distribuyó a los estados y a los gobiernos locales y los condados de acuerdo al total de la población. Todas las entidades gubernamentales con una población de al menos 500,000 personas fueron elegibles para recibir fondos. Además de los $ 2.39 mil millones que recibió el estado, nueve condados (Bergen, Camden, Essex, Hudson, Middlesex, Monmouth, Ocean, Passaic y Union) recibieron entre todos $ 1.05 mil millones.

Crítica de los Republicanos

Algunos republicanos afirman creer que Murphy se está aferrando a ese dinero con la esperanza de que un cambio de opinión de la administración Trump le permita usar ese dinero para compensar la pérdida de ingresos en los presupuestos actuales y futuros. Aunque Murphy y otros gobernadores han dicho que precisamente allí es donde más se necesita el dinero, esta asignación del dinero está expresamente prohibido por las directrices federales.

“Los fondos no se pueden utilizar para cubrir la insuficiencia de los ingresos del gobierno para cubrir gastos que de otro modo no cumplirían con el estatuto”, según la directrices del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

“Creo que el gobernador tiene la esperanza de poder usar ese dinero para el presupuesto”, dijo Wirths.

Un informe del mes pasado de S&P Global Ratings sugirió otra razón por la cual la administración estatal no ha gastado mucho del financiamiento de la Ley CARES: “Este dinero no proporciona ayuda al presupuesto estatal, ya que solo se puede usar  para gastos adicionales relacionados con el coronavirus y debe gastarse por completo antes del 31 de diciembre del 2020. Sin embargo, dado que estos fondos pueden mantenerse en el fondo general del estado, pueden combinarse con otras inversiones y tendrán el efecto de mejorar la liquidez de efectivo, al menos hasta diciembre”.

Credit: Gage Skidmore (CC BY-SA 2.0)
El líder de la mayoría del Senado de Estados Unidos, Mitch-McConnell (R-Kentucky)

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó una ley, conocida como la Ley HEROES, que proporcionaría dinero para ayudar a los estados ($ 500 mil millones) y localidades ($ 375 mil millones) a cerrar las brechas presupuestarias. Pero el Senado controlado por los republicanos se ha negado a tomar la medida. McConnell discutió su plan para un nuevo proyecto de ley de estímulo a principios de esta semana y aunque dijo que otorgaría dinero a los individuos, las empresas y las escuelas, no contempla ayuda general para los estados.

Pese a las conocidas restricciones en el gasto de dinero de CRF, los legisladores y varias organizaciones continúan pidiendo a Murphy que gaste el dinero.

“El dinero en esa cuenta del tesoro debe ser puesto en la calle para que logre hacer exactamente para lo que fue creado: ayudar a las pequeñas empresas y la industria de hotelería y restaurantes”, dijo Bucco sobre los $ 2.11 mil millones en fondos no gastados de la Ley CARES.

Propuesta de ayuda para restaurantes

Bucco es copatrocinador, junto con el presidente del Senado Steve Sweeney (D-Gloucester) y otros, de un proyecto de ley (S-2704), presentado el jueves pasado, que gastaría $ 30 millones de los fondos de la Ley CARES para brindar ayuda a los restaurantes que estaban preparados para abrir sus salas interiores el 2 de julio, pero que no pudieron hacerlo luego de que gobernador Murphy cambiara de opinión unos días antes y mantuviera en pie su orden de permanecer cerrados las salas internas de los restaurantes.

Bucco afirma que todos los días dueños de negocios y de restaurantes le comentan que están en una situación financiera grave y que no pueden sobrevivir sin la ayuda del estado.

El senador Troy Singleton (D-Burlington) el pasado mes de mayo le escribió a Murphy y a los líderes de ambas cámaras de la Legislatura pidiéndoles que usen parte de los fondos del estímulo federal para proporcionar “bonos de pago por riesgo” para los trabajadores esenciales, incluidos los cajeros de las tiendas de comestibles, los chefs , trabajadores de la salud y otros.

“Espero que estén de acuerdo en que estos trabajadores esenciales son absolutamente merecedores de un reconocimiento que va más allá de los símbolos de gratitud que la comunidad ya les han mostrado: carteles de agradecimiento, desfiles y donaciones de comidas”, escribió Singleton. “Si bien estos gestos son indudablemente apreciados y significativos, el estado de Nueva Jersey debería compensar adecuadamente a estos héroes financieramente por sus valientes esfuerzos y proporcionarles un bono de pago por riesgo”.

Murphy no ha sido receptivo a las solicitudes legislativas de gastos adicionales relacionados con COVID-19. Desde principios de mayo, ha vetado seis medidas que buscaban otorgar más de $ 245 millones a una diversa variedad de gastos como desempleados, centros de atención médica, bancos de alimentos, negocios de hotelería y alquiler. En algunos casos, afirmó que la ayuda era una duplicación de otros programas; en otros, dijo que el estado no podía cubrir esos gastos.

La Asociación de Condados de Nueva Jersey ha estado suplicando al gobernador durante meses que use los fondos de la Ley CARES para reembolsar a la docena de condados del estado que no recibieron ayuda directa del gobierno federal, por los millones que han gastado para responder a la pandemia. Los condados con poblaciones de más de 500,000 personas obtuvieron asistencia federal directa para pruebas del COVID-19, equipos de protección personal, desinfección de instalaciones del condado, recopilación y uso compartido de datos de salud pública, alojamiento y muchos otros propósitos.

Los condados claman por ayuda

“Aunque el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos autorizó a los estados a proporcionar la muy necesaria ayuda a los gobiernos locales que no cumplieron con el umbral de población mencionado anteriormente, el Estado de Nueva Jersey aún no ha otorgado ningún dinero del CRF para gastos relacionados con COVID-19”, escribió John Donnadio, director ejecutivo de la asociación, en una carta del 10 de julio a Murphy. “NJAC está instando una vez más al gobernador Murphy a que libere estos fondos críticos de manera oportuna para ayudar a aliviar la abrumadora carga fiscal impuesta a los organismos gubernamentales locales y a los contribuyentes de los impuestos de propiedad”.

Un informe del 22 de mayo del tesorero del estado sobre las finanzas del estado contiene un plan preliminar para el gasto del dinero del CRF. Eso incluye $ 250 millones para reembolsar a los gobiernos locales y a los condado por los costos relacionados con la pandemia para los cuales no había otros fondos disponibles. “Puede priorizar” dar dinero a los 12 condados que no obtuvieron ningún financiamiento directo del estímulo fiscal federal. Pero no está claro cuándo, o si, Murphy pondrá ese dinero a disposición: la introducción de la propuesta señala que es solo un “marco de referencia” y podría cambiar.

Es difícil saber exactamente cómo la administración ha gastado parte del dinero que le ha llegado hasta ahora del gobierno federal para lidiar con la pandemia. Actualmente, la administración no tiene una base central de datos de ingresos y gastos relacionados con COVID-19.No obstante, Murphy anunció el viernes los planes para establecer un sitio Web para “rastrear” el progreso de la nueva Oficina de Recuperación de Desastres del Gobernador (Governor’s Disaster Recovery Office), que coordinará todos los programas de recuperación financiados mediante fuentes federales.

Un análisis de NJ Spotlight de la información pública disponible, (principalmente comunicados de prensa o contratos obtenidos a través de la ley de registros abiertos del estado), determinó que hasta la fecha se han gastado alrededor de $ 406 millones en asuntos que van desde una aplicación especial de votación para discapacitados ($ 89,000) hasta asistencia alimentaria de emergencia para escolares y sus familias beneficiarios del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) (al menos $ 143 millones a principios de julio). El total también incluye el dinero gastado en equipos de protección personal, abogados y consultores y una base de datos para ayudar con el rastreo de contactos de personas contagiadas. Es probable que el estado haya gastado, o al menos asignado, significativamente más dinero.

No está claro si parte de estos gastos se está financiando con dinero del CRF o de otras subvenciones asignadas.

En lo que respecta al dinero proveniente específicamente del CRF, Murphy ha anunciado hasta ahora dos gastos bastante grandes. Hace dos meses, anunció planes para gastar $ 50 millones en subvenciones y préstamos para pequeñas empresas. Y el jueves pasado dijo que comprometerá hasta $ 50 millones, junto con otros $ 10 millones de fondos destinados a la educación, para ayudar a las escuelas a mejorar la conectividad a Internet y proporcionar a todos los estudiantes  que lo necesiten dispositivos digitales.

This translation was provided by Reporte Hispano in partnership with the Center for Cooperative Media at Montclair State University, and is supported with funding from the Geraldine R. Dodge Foundation. The story was originally written in English by NJ Spotlight.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo de la Fundación Geraldine R. Dodge. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight.