¿Este Verano las Multitudes en las Playas del Estado Desatará una Nueva Ola de COVID-19?

Los amantes de la playa buscan algo de normalidad después de un largo encierro, pero recelosos sobre la pandemia
Credit: NJTV News
A mediados de mayo en el paseo marítimo de Seaside Heights. ¿Qué traerá el 4 de julio?

2 de julio de 2020

En una cálida tarde en Seaside Heights, Nick Amoresano se permitió ir a la playa por primera vez después de aproximadamente tres meses de encierro a causa de la pandemia, no obstante, afirmó que no estaba completamente seguro de que mezclarse con cientos de personas fuera algo seguro.

“Obviamente te arriesgas cuando vienes aquí”, dijo Amoresano, un estudiante universitario de 21 años. “Siento que ahora estamos en un punto en el que el número total de casos se ha reducido lo suficiente como para sentirnos seguros al salir, al menos por el momento”.

El sábado, Amoresano se sentó cerca de unos amigos y compartió la playa con otros, algunos de los cuales practicaban el distanciamiento social y otros que parecían ignorar esta medida por completo, mientras trataban de olvidarse del confinamiento en las casas y el cierre de negocios ordenado por el estado, y volver a una cierta apariencia de normalidad.

El joven manifestó su confianza en que el gobernador Phil Murphy hizo lo correcto al imponer estrictas órdenes de cierre desde mediados de marzo. En comparación con estados como Texas y Florida, donde el resurgimiento del virus ha forzado recientemente que se restablezca algunos cierres, Nueva Jersey está demostrando que estableció las medidas correctas, mientras que aquellos estados que no actuaron con tanta firmeza, ahora parecen estar pagando el precio, señaló.

“Siento que nuestro gobierno ha hecho un buen trabajo hasta el momento en mantener todo bajo perfil y cerrado por el mayor tiempo posible, y ahora los casos han disminuido”, dijo. “Pudimos aplanar la curva”.

Pero su confianza no se extendía hasta el paseo marítimo de Seaside Heights, a unos 100 metros de distancia, donde una multitud de visitantes, la mayoría sin máscaras, se mezclaban, paseaban y hacían filas para comprar perros calientes, y decenas de mujeres, a menos de 6 pies de distancia entre cada una, hacían una largas fila para usar el baño de damas.

“Cuando caminas por allí, estás tomando un poco más de riesgo, pero estás pasando al lado de estas personas; realmente no te estás quedando en un área cerrada ”, dijo Amoresano. “Has escuchado sobre estas áreas de alto riesgo”.

Renovada preocupación entre los médicos

La aglomeración de un gran número de personas en los pueblos de la costa a medida que comienza la temporada de verano ha renovado la preocupación entre los médicos, los funcionarios locales e incluso algunos visitantes de la playa, sobre un posible resurgimiento del virus después de una disminución significativa de las infecciones gracias a los tres meses de confinamiento en las casas y el cierre obligatorio de los comercios ordenado por el estado.

Para el 30 de junio, la cantidad de nuevas hospitalizaciones por el virus disminuyó en un 95% desde su punto máximo, mientras que la cantidad de pacientes en cuidados intensivos disminuyó en un 89%, dijo Murphy el miércoles.

Credit: USACE
La costa de Nueva Jersey: las ciudades a lo largo de la costa esperan salvar la temporada de verano.

Las ciudades y pueblos a lo largo de la costa del estado esperan que sus negocios puedan salvarse con una exitosa temporada de verano después del desastre económico por la orden de cierre que duró tres meses en algunos casos. Los funcionarios locales están instando a los visitantes a que sigan usando máscaras y se mantengan alejados de otras personas que no estén entre su familia inmediata.

Pero las esperanzas de los pueblos de playa de un regreso completo a la actividad comercial normal se desvanecieron el lunes cuando el gobernador Murphy pospuso los planes de permitir abrir los salones internos de los restaurantes, que estaba programado para reanudarse el jueves 2 de julio, pero que ahora se ha postergado indefinidamente debido al reciente aumento en infecciones en muchos otros estados y la violación de las medidas de distanciamiento social por parte de algunos restaurantes y bares de Nueva Jersey.

“Dada la situación actual en muchos otros estados, no creemos que sea prudente en este momento seguir adelante con lo que, en efecto, es una actividad sedentaria en salones interiores, especialmente cuando sabemos que este virus actúa de manera diferente en espacios cerrados que en espacios abiertos, lo que lo hace aún más mortal”, dijo Murphy en su rueda de prensa diaria el lunes.

El gobernador afirmó que el aumento de la infección en otros estados fue causado ​​en parte por el servicio de comidas en salones interiores de restaurantes por comensales que no llevaban máscaras puestas.

“No queremos que Nueva Jersey experimentar un aumento similar”, dijo. “Hemos sido cautelosos en cada paso de nuestro reinicio a la normalidad, y siempre hemos dicho que no dudaríamos en hacer una pausa si fuera necesario para salvaguardar la salud pública”.

Si bien la mayoría de los bares y restaurantes, y sus clientes, han cumplido con las reglas de distanciamiento social, algunos no lo han hecho, y esto pone en riesgo el revertir el progreso que ha logrado el estado para frenar el virus, dijo Murphy.

“Solo se necesita un establecimiento”, dijo. “El descuido de un establecimiento puede deshacer completamente el buen trabajo de los demás. No toleraremos bares y restaurantes que no cumplen con las normas y, francamente, clientes que piensan que las reglas no se aplican a ellos. El cumplimiento de las medidas no es una sugerencia educada; Es requerido.”

Cuando se le preguntó en su sesión informativa el miércoles si las personas deberían quedarse en casa o limitar las reuniones para evitar cualquier propagación de COVID-19 durante el fin de semana festivo, Murphy instó a las personas a usar máscaras y celebrar afuera de sus casa más que adentro de ellas si pueden. Pero si no hay opción de reunirse afuera, “creo que tienes que limitar” la cantidad de personas, dijo.

Murphy instó a los habitantes de Nueva Jersey a que sigan las pautas de distanciamiento social para que el estado no experimente un aumento de las infecciones como California y Arizona. “Rezamos por ellos, no les deseamos más nada sino una solución rápida, pero no podemos permitir que esto nos suceda, no podemos pasar por este infierno de nuevo”.

Por su parte, el alcalde de Seaside Heights, Tony Vaz, dijo que su administración contrató a unos 15 “monitores de distanciamiento social” desde  finales de junio, para recordar “cortésmente” a las personas en la playa y el paseo marítimo que deben permanecer al menos 6 pies aparte de cualquier persona que no sea miembro de su familia.

Los administradores de restaurantes y salas de juegos, que pueden reabrir a partir de este jueves 2 de julio, serán responsables de cumplir con las medidas y se arriesgarán a recibir multas o incluso perder sus licencias comerciales si permiten la entrada de más personas de lo permitido, dijo Vaz.

El fin de semana del 4 de julio será una gran prueba para que la población cumpla con el distanciamiento social, porque se espera que las multitudes sean mucho más grandes que en otros días desde que los pueblos de la costa comenzaron a reabrir, a lo que se le añade de que muchas casas de alquiler comienzan a estar ocupadas desde el 1 de julio, dijo Vaz.

Sin capacidad de hacer cumplir el uso de máscaras

El  alcalde reconoció que muchas personas en el paseo marítimo no están usando máscaras, pero aclaró que usar máscaras es una “elección individual” que no puede imponer.

“Todos tienen sus propias opiniones”, dijo Vaz. “Hay personas que creen que esto es muy aterrador, y hay personas que creen que esto es un engaño. No me gusta tratar de convencer a alguien de que esto no es un engaño. No creo que sea un engaño en absoluto; tenemos un problema el cual ha mejorado en Nueva Jersey”.

Cuando se le preguntó si el apuro de la gente este verano de ir los pueblos de la costa, como Seaside Heights, podría deshacer todo el buen trabajo que Nueva Jersey ha hecho para frenar el virus, Vaz dijo que dependerá de la voluntad de los comercios y los visitantes para hacer lo correcto.

“Todos vamos a observar que pasa”, dijo. “No solo Seaside Heights, cada comunidad de playa va a estar pendiente. No queremos que el 25 por ciento se convierta en el 50 por ciento. No queremos violar nada; una vez que comienzas a violar las normas, tienes problemas”.

Para la Dra. Judith Lightfoot, jefa de la división de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad de Rowan, no se puede esperar de manera realista que las multitudes en las playas de la costa en Nueva Jersey practiquen el distanciamiento social porque están demasiado aglomeradas, por lo tanto, representan el comienzo de una potencial nueva ola de infecciones.

Credit: Rowan University
Dra. Judith A. Lightfoot de la Escuela de Medicina Osteopática de la Universidad de Rowan

“Estoy muy nerviosa. No quiero que pase lo de Arizona, California, el estado de Washington, Texas “, dijo. “No es que Covid se haya ido, el virus está aquí, y no veremos las secuelas de este fin de semana hasta dentro de un par de semanas”.

Además de la posible nueva propagación del virus dentro de la comunidad, los pueblos en la costa también corre el riesgo de exponerse al virus de personas que vienen de otros estados, a pesar de la reciente orden de los gobernadores de Nueva Jersey, Nueva York y Connecticut de que cualquier persona que provenga de alguno de al menos 16 estados donde se ha incrementado las infecciones, debe ponerse en cuarentena durante dos semanas al ingresar al área triestatal, dijo.

¿Quién va a monitorear?

 “La gente está migrando a Nueva Jersey, y si no se ponen en cuarentena durante dos semanas, van a estar fuera de casa, ¿y quién va a monitorear eso?” se pregunta. “¿Practicaban el distanciamiento social en el lugar desde donde vinieron, incluso si era dentro del área tri-estatal? ¿Van a usar máscaras?”

Los grupos más grandes de familiares que visitan la costa no deben suponer que no estarán expuestos al COVID-19, advirtió Lightfoot, porque cuantas más personas, mayor es la probabilidad de que algunos de ellos se hayan contagiado fuera del grupo.

Y si alguien se infecta durante el fin de semana festivo, no tardará mucho en mostrar los síntomas. “Si alguien tuvo Covid activo durante el fin de semana del 4 de julio, ese individuo probablemente mostrará síntomas dentro de las siguientes 72 horas a una semana”, dijo.

En Longport, no hay restricciones en cuanto a la cantidad de pases a la playa que la ciudad está vendiendo, porque la playa es lo suficientemente amplia como para recibir el número esperado de personas este fin de semana, sin violar las prácticas de distanciamiento social, dijo el alcalde, Nick Russo.

En lo que va de verano, no ha habido quejas sobre violaciones de distanciamiento social, dijo Russo. Pero esto pudiera cambiar ya que el aumento de las temperaturas atrae a más personas al mar para refrescarse, lo que hace más probable que se muevan a otras áreas de la playa y no respeten los 6 pies de distanciamiento entre sí.

“No me sorprendería que nuestros policías le tengan que recordar las medidas a la gente: Sabemos que hace calor, pero aún tenemos que hacer lo correcto y tratar de mantenernos a seis pies de distancia”, dijo.

Reconociendo el riesgo

En la playa de Seaside Heights, Aileen Narfolejos, una contadora de 29 años de Piscataway, había ido a pasar un día con su esposo, sus padres y su hermana. Ella afirmó que siempre usaban máscaras en el paseo marítimo y mantenían la distancia adecuada de los demás en la playa, pero sin embargo reconoció que su salida no estaba exenta de riesgos.

“No vemos a muchas personas con máscaras, lo cual es preocupante, pero solo podemos hacer lo que podemos hacer”, dijo. “Todos trabajamos desde casa, así que nos sentimos lo suficientemente seguros como para estar juntos sin exponernos al virus”.

Colin Baldwin, de 23 años, recién graduado de la universidad, dijo que no estaba tan preocupado por contraer el virus porque es joven, pero está más preocupado por contagiarlo a otros, por lo que ha dejado de ir a bares y restaurantes, incluso a los que ofrecen servicio al aire libre, que actualmente están permitido por el estado.

“Es algo sobre lo que trato de hacer lo correcto”, dijo. “Podría ir a comprar una botella de agua, pero eso sería todo”.

A pesar de los intentos de los funcionarios de los pueblos para imponer el distanciamiento social y la amenaza de sanciones para bares y restaurantes que rompen las reglas de reapertura, el éxito o no en los pueblos de la costa en prevenir un resurgimiento de COVID-19 este verano finalmente se reducirá al comportamiento de cada individuo, argumentó el alcalde Russo de Longport.

“Nosotros como gobierno no podemos legislar el sentido común”, dijo. “Es absolutamente imposible”.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo del New Jersey Local News Lab, una asociación de la Fundación Geraldine R. Dodge, el Fondo para la Democracia y la Fundación Comunitaria de New Jersey. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight y se está republicando bajo un acuerdo especial de intercambio de contenido de NJ News Commons relacionado con la cobertura COVID-19. Para leer más, visite njspotlight.com.