Más de la Mitad de los Trabajadores en una Granja en el Sur de Nueva Jersey Están Infectados con COVID-19

Ian T. Shearn | 11 de mayo de 2020 | En Español
Un grupo de defensa de los inmigrantes pide que se tomen medidas rápidamente para "asegurar que se implemente de inmediato en el área un programa de pruebas masivas"

11 de mayo de 2020

El 1 de mayo, un total de cinco personas dieron positivo para COVID-19 en Upper Pittsgrove Township, una pequeña comunidad agrícola en el condado de Salem. Una semana después, ese número se incrementó cuando se informó que 59 trabajadores migrantes en una granja local, más de la mitad de su fuerza laboral estacional, habían sido infectados.

Esta inquietante situación ocurre cuando Nueva Jersey aún sigue batallando por contener los brotes de coronavirus en las instituciones de cuidado de ancianos y las cárceles del estado. También se produce cuando el estado se prepara para lanzar un agresivo programa de pruebas para trabajadores agrícolas migrantes, en el que el Departamento de Salud del estado se asociará con centros de salud locales con calificación federal con el objetivo de que todos los trabajadores migrantes se hagan la prueba. Una conferencia telefónica con funcionarios del departamento de salud, agricultores y otras partes interesadas para discutir la estrategia está programada para hoy.

El hecho de que este aumento en los casos se produzca antes de que comience la campaña de pruebas plantea una gran pregunta sobre cuántos otros trabajadores migrantes pueden estar infectados en el sur del estado.

“Los líderes del estado de Nueva Jersey han estado trabajando para desarrollar pautas para la protección de los trabajadores agrícolas, pero este proceso no ha sucedido tan rápido como era necesario,” dijo Jessica Culley, coordinadora general de CATA, un grupo de defensa de inmigrantes que supervisa de cerca las comunidades de trabajadores migrantes en Nueva Jersey. Culley también dijo que ha sido informada de otros trabajadores infectados en otras granjas en el sur del estado, pero no ofreció más detalles.

“Una crisis potencial”

“Ahora hay un número creciente de trabajadores agrícolas diagnosticados con COVID-19 y una posible crisis en nuestras manos,” afirmó Culley. “Todas las personas involucradas deben tomar medidas rápidas para garantizar que se implemente de inmediato un programa de prueba masivo y no se atrase hasta los próximos meses.”

Los funcionarios del Departamento de Salud (DOH, por sus siglas en inglés) no identificaron la granja en el condado de Salem con los trabajadores enfermos “por razones de privacidad”, ni tampoco el alcalde de Upper Pittsgrove, Jack Cimprich, quien dijo que había hablado con el dueño de la granja. El alcalde dijo que cree que la situación está contenida dentro de la propiedad de la granja, aunque tenía la impresión de que solo entre 20 a 25 trabajadores habían contraído el virus. Cimprich también afirmó que le informaron que solo dos de los trabajadores mostraban síntomas graves, aunque desconocía si habían sido hospitalizados.

El alcalde Cimprich dijo que hay un total de aproximadamente 80 a 100 trabajadores, predominantemente hombres de 20, 30 y 40 años, en la granja. Desconoce cuántos de estos trabajadores  son recién llegados. Ni el alcalde ni el director del Departamento de Salud del condado de Salem, June Sieber, explicaron cómo el dueño de la granja estaba aislando a los trabajadores infectados del resto, en los dormitorios, el comedor y en el campamento. “No me sorprendería, de hecho, si la enfermedad no se ha extendido a todo el grupo”, agregó. “Estoy seguro de que está haciendo lo mejor que puede”.

“El (DOH) proporcionó al Departamento de Salud del Condado de Salem las recomendaciones de los CDC para limpiar y desinfectar, información sobre medidas de seguridad a implementarse para los trabajadores que pudieron haber estado expuestos en el sitio, y orientación para viviendas compartidas “, dijo la portavoz del DOH, Nancy Kearney. “El Departamento de Salud de Salem es quien esta a cargo y está trabajando directamente con la granja”.

Reportes de contagios aumentan rápidamente

La Comisionada de Salud del estado, Judith Persichilli informó sobre los contagios el miércoles al revelar que “varios” trabajadores migrantes en el condado de Salem habían dado positivo. El miércoles, el director Sieber dijo que creía que el total sería de alrededor de 20 contagiados y que no conocía la identidad de la granja. No obstante, el viernes, Kearney, la portavoz del DOH, afirmó que el “Departamento de Salud de Salem informó al Departamento de Salud de Nueva Jersey de los casos en una granja en su condado”, y el número de infectados, originalmente reportados como “varios”, fue en realidad 59 personas.

Los mensajes telefónicos que se le dejaron al director Sieber durante el fin de semana solicitándole una aclaratorio no fueron devueltos, ni la encargada de la oficina de información pública del condado, Stacy Pennington, no estaba disponible para la aclaratorio, sino hasta el lunes.

“Estoy preocupado”, dijo el alcalde Cimprich el sábado, “pero al mismo tiempo, me doy cuenta de lo afortunados que somos de que estamos en una zona rural donde nos encontramos más seguros que alguien que vive en la ciudad”. Upper Pittsgrove tiene una extensión de 40 millas cuadradas, con una población de aproximadamente 3,400 personas.

Uno de los centros de salud con calificación federal es el Centro Médico Familiar del Sur de Jersey (SJFMC), que a partir de hoy comenzará a realizar pruebas del COVID-19 a los trabajadores agrícolas en los condados de Gloucester y Salem, donde hay aproximadamente 1.600 trabajadores. Levantarán tiendas de campaña en varias granjas y también enviarán a diferentes sitios vehículos con las prueba para que la gente pueda realizarlas en su lugares. En junio, se trasladarán al condado de Atlantic, donde llegará un contingente mucho más grande de trabajadores para cosechar arándanos.

“Después de trabajar con agricultores y trabajadores agrícolas durante más de 40 años, hemos establecido buenas relaciones de trabajo y hacemos nuestro mejor esfuerzo para ayudar a detener la propagación de COVID-19 entre nuestros trabajadores agrícolas”, dijo Linda Y. Flake, CEO de SJFMC. “Comenzamos como un centro de salud para migrantes y estamos comprometidos a mejorar la salud de la población de trabajadores agrícolas. Es parte de nuestra misión y sigue siendo una prioridad”.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo del New Jersey Local News Lab, una asociación de la Fundación Geraldine R. Dodge, el Fondo para la Democracia y la Fundación Comunitaria de New Jersey. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight y se está republicando bajo un acuerdo especial de intercambio de contenido de NJ News Commons relacionado con la cobertura COVID-19. Para leer más, visite njspotlight.com.