Aumentan las Pruebas antes de la Reapertura de Nueva Jersey

Lilo H. Stainton | 5 de mayo de 2020 | En Español
La administración de Murphy quiere enfocarse primero en instalaciones de cuidado de personas mayores y las comunidades vulnerables que han pagado un precio particularmente alto en personas fallecidas por COVID-19
Credit: (AP Photo/Matt Rourke)
Medical workers prepare for the opening of a COVID-19 test location in a parking lot near the casinos in Atlantic City, April 28, 2020.

5 de mayo de 2020

Nueva Jersey planea realizar de manera extensiva pruebas de COVID-19 (para aquellas personas con o sin síntomas) en las instalaciones administradas por el estado, en poblaciones vulnerables, centros de cuidados de largo plazo, entre trabajadores migrantes y a través de clínicas móviles enviadas a centros urbanos, anunciaron las autoridades el lunes.

Si bien los detalles de las pruebas y cuándo se realizarán aún no se han hecho públicos, el gobernador Phil Murphy y la comisionada del Departamento de Salud Judith Persichilli señalaron sus intenciones de expandir las pruebas de detección del nuevo coronavirus en ciertas instituciones residenciales y en comunidades que han sido especialmente afectadas por COVID-19, y carecen de un acceso fácil a los existentes programas para las pruebas. También se está analizando realizar los exámenes en los hogares grupales y otras instituciones supervisadas por el Departamento de Servicios Humanos, dijo un portavoz.

Las pruebas ahora están disponibles en más de 100 instituciones públicas y privadas, pero se han limitado en gran medida a aquellos que muestran signos de infección viral; Además, la capacidad actual solo permite procesar alrededor de 10.000 muestras diarias. Al anunciar la semana pasada los objetivos de su plan de recuperación de seis puntos, Murphy dijo que el estado debe duplicar la capacidad de pruebas diarias, un proceso que, según él, tomaría hasta fines de mayo, antes de que Nueva Jersey pueda reabrir los negocios no esenciales y espacios públicos de manera segura.

Trump ayuda a acelerar el tiempo estimado

El tiempo estimado para la reapertura pareció cambiar después de la visita de Murphy a la Casa Blanca el jueves. La tarde de ese día, el gobernador anunció que la administración Trump había proporcionado a Nueva Jersey 550,000 pruebas de diagnóstico adicionales y 750,000 hisopos para ayudar a avanzar en su estrategia de reapertura. El estado también realizará pruebas a base de saliva desarrolladas por la Universidad de Rutgers, que según los líderes académicos podría ampliarse en unas semanas para evaluar al menos a 20,000 personas diariamente.

“Finalmente, a fines de la (última) semana, tenemos las materias primas que necesitamos para al menos duplicar nuestra capacidad de pruebas”, dijo Murphy el lunes, “y ahora estamos analizando y clasificando dónde vamos a desplegar esos recursos Eso se está haciendo mientras conversamos”.

“Las comunidades expuestas particularmente al virus son nuestras prioridades más altas, es decir las comunidades más vulnerables entre nosotros”, resaltó Murphy, destacando las cárceles y las instalaciones para las personas con discapacidad. “Y la idea de camionetas móviles en nuestros centros urbanos. Estamos analizando las principales prioridades actualmente”.

Nueva Jersey ha sido un epicentro de la pandemia de coronavirus en la nación, con más de 128,000 residentes diagnosticados con COVID-19, incluidos casi 8,000 que han muerto; la enfermedad ha tenido un efecto desproporcionado en las comunidades afroamericanas e hispanas. Si bien se espera que estos números continúen aumentando durante varios meses, el impacto del virus en el sistema de salud estatal alcanzó su punto máximo a mediados de abril y desde entonces las admisiones han disminuido.

Las instalaciones de hogares grupales, como los hogares de cuidados de ancianos y las cárceles, se han visto particularmente afectadas por COVID-19: el virus se propaga fácilmente en lugares cerrados; muchos residentes tienen enfermedades subyacentes que los hacen más vulnerables al  coronavirus; y el personal que labora entre los pacientes puede transmitir la enfermedad incluso cuando se encuentren asintomáticos. Un análisis de NJ Spotlight encontró que el 17% de los casos del estado y más de un tercio de las muertes están vinculadas a instalaciones de hogares grupales.

Hace casi dos semanas funcionarios del DOH describieron por primera vez este plan de realizar pruebas de manera extensiva en las cinco instalaciones estatales para personas con discapacidades significativas del desarrollo, durante una conferencia de prensa en la que el gobernador Murphy dio la bienvenida a las pruebas basada en la saliva desarrollada por Rutgers; las pruebas en estas instalaciones en conjunto, cubrirá aproximadamente a 5,500 residentes y personal que labora en ellas. DHS dijo el lunes que este proceso comenzó la semana pasada y continuará hasta que todos los que viven y trabajen en estas instalaciones sean examinados.

El personal del DHS también está trabajando con sus contrapartes en el departamento de salud para determinar una estrategia de prueba para otras poblaciones vulnerables en otros lugares, incluidos los aproximadamente 24,000 adultos con discapacidades de desarrollo que viven en hogares grupales privados que tienen contratos con el estado, de acuerdo con a un portavoz. Los trabajadores de estas instalaciones también serán evaluados.

La semana pasada, el estado también anunció que realizarán las pruebas a los empleados de New Jersey Transit, que también están en alto riesgo de contagio dada la naturaleza de sus trabajos; se requerirán citas, pero el proceso está abierto a todos, independientemente de tener o no síntomas. Las cárceles también se han comprometido a ampliar las pruebas de detección de COVID-19, pero a principios de la semana pasada solo 1/10 del 1% de los reclusos y los funcionarios de las cárceles han sido examinados. El Departamento de Correccionales también ha tenido problemas para implementar una orden que Murphy firmó el 10 de abril que establece que ciertos prisioneros de bajo riesgo sean liberados durante la pandemia.

El lunes, la comisionada Persichilli dijo que en las tres casas de cuidados para veteranos del estado, (donde unos 327 residentes han dado positivo en las pruebas del COVID-19 y 112 han fallecido), también se están ofreciendo pruebas. La comisionada además agregó que los funcionarios estatales estaban trabajando para expandir la detección del virus en instalaciones de cuidado de ancianos y otros centros de atención a largo plazo, con un enfoque en aquellos que tienen la capacidad de separar adecuadamente a los residentes infectados de aquellos que no lo están. (El DOH también está trabajando con Cooper University Health para llevar a cabo extensivas pruebas en un grupo selecto de 16 instalaciones de cuidados ancianos en el sur de del estado, dijo la semana pasada).

El jueves, Murphy señaló que 358 hogares de cuidado de ancianos de Nueva Jersey se beneficiarían de otra promesa hecha por la administración Trump de proporcionarles equipos esenciales de protección personal o EPP: las batas, máscaras y otros equipos que los trabajadores de la salud necesitan para evitar infectarse. El gobernador y la comisionada Persichilli dijeron que el estado también está hablando con la Guardia Nacional de EE.UU. sobre el despliegue de estos efectivos en  las casas de cuidados para veteranos y en las instalaciones para ancianos para ayudar con tareas no clínicas, como el servicio de alimentos, la comunicación con los familiares y la logística.

Llamando a la Guardia Nacional

“Hemos estado hablando por teléfono y trabajando con (líderes militares) todo el fin de semana y durante todo el día, por lo que esperamos tener algo positivo en los próximos días”, dijo la comisionada Persichilli. “Han estado más que dispuestos a ayudar”.

Además, el DOH ha creado un grupo de trabajo con líderes en centros de salud con calificación federal y funcionarios agrícolas para desarrollar una estrategia para evaluar a los 12,000 a 15,000 trabajadores migrantes que juegan un papel clave en el sector agrícola del estado, dijo Persichilli. “Vienen todos los años. Trabajan en las granjas del sur”, dijo. “Trabajaremos con los productores para asegurarnos de que se les realizan las pruebas a todos y se le da seguimiento al confinamiento y la cuarentena de todos estos” trabajadores, agregó.

El estado también planea desplegar unidades de prueba móviles para llevar a cabo evaluaciones más generalizadas en áreas urbanas, donde los residentes tienen menos probabilidades de tener automóviles que les permitan acceder a los múltiples centros de detección establecidos en todo el estado, en los cuales las prueba se les realizan dentro del vehículo. Si bien un pequeño grupo de ciudades, incluidas Camden y Trenton, han implementado algunas pruebas a personas que llegan caminando al lugar,  el impacto de estas ha sido limitado hasta ahora.

“Estamos buscando enviar furgonetas en esas comunidades para ayudar con las pruebas. Y se realizarán principalmente a individuos asintomáticos, principalmente aquellos que han tenido contacto con una persona con COVID-19”, dijo Persichilli. El personal del DOH y la oficina del gobernador se negaron el lunes a proporcionar detalles adicionales sobre cómo funcionaría esto o qué comunidades serían el enfoque en las pruebas.

Esta traducción fue proporcionada por el Reporte Hispano en asociación con el Centro de Medios Cooperativos de la Universidad Estatal de Montclair, y cuenta con el apoyo del New Jersey Local News Lab, una asociación de la Fundación Geraldine R. Dodge, el Fondo para la Democracia y la Fundación Comunitaria de New Jersey. La historia fue escrita originalmente en inglés por NJ Spotlight y se está republicando bajo un acuerdo especial de intercambio de contenido de NJ News Commons relacionado con la cobertura COVID-19. Para leer más, visite njspotlight.com.